Inicio Análisis político Alejandro López Munguía Rumbo al 2024: Vila – Renán, una historia de grandes retos.

Rumbo al 2024: Vila – Renán, una historia de grandes retos.

950

2024 a la vista: Vila – Renán, una historia de grandes retos.

Foto de Archivo.

I.- No me lo van a contar, en el pasado fui testigo de cómo Renán Barrera y Mauricio Vila unieron sus voluntades políticas cuando el PAN no tenía más que esperanza y sueños. Recuerdo bien que Renán como presidente municipal y Mauricio Vila como diputado estatal trabajaron de la mano para darle viabilidad a un plan que finalmente cuajó, aunque no en el orden que se había planeado originalmente.

II.- Rumbo al 2024, estos amigos políticos están tratando de construir las condiciones que les permitan transitar sin graves problemas, hacia la postulación del candidato a Gobernador por el PAN, y al mismo tiempo, tratando de conciliar algunas desavenencias que con el tiempo se han suscitado y que han puesto a los dos, en confrontación. Ambos están conscientes del gran reto que tienen por delante, ya que el PAN no podría ser competitivo si se llegase a dividir.

Foto de Archivo.

III.- Estoy seguro que en la mente de ambos, no hay intención de perder la oportunidad de hacer que el PAN retenga la Gubernatura en el 2024. Ambos están en lo cierto, Renán Barrera es el candidato “natural” para representar al blanquiazul en la “madre de todas las elecciones”. Sin embargo, por lo que se ve, no todo está “planchado”. El PAN ha trabajado de una forma dedicada, ordenada y organizada para tener “bien aceitada” la maquinaria estructural del partido, lo que les da cierta tranquilidad pues es una gran ventaja contar con una estructura funcional que los saque a flote durante la campaña.

IV.- Pero la cosa no es tan fácil. Resulta que el PAN no logra emocionar a la población. Y eso impacta directamente en la figura del Presidente Municipal, Renán Barrera, más que en ninguno. El partido oficial no ha podido “mover las almas”, se muestra como un partido frío, de élite, dando la impresión de ser calculador, meticuloso, que cuida el orden más que la pasión, dice ser de “puertas abiertas” pero tiene filtros muy severos que lo alejan de los ciudadanos. El PAN como partido no abandera nada en lo social y eso es un grave error, ya que se excluye de los sentimientos de la gente.

V.- En el PAN están distraídos con tareas internas que lo marginan de los yucatecos. Los jubilados y pensionados que luchan para defender sus pensiones de la reforma a la Ley del Isstey, no han recibido del blanquiazul ni siquiera “un guiño” como señal de solidaridad y comprensión. Las violaciones a los derechos humanos por parte de las policías y diversos gobiernos de los tres niveles a lo largo del territorio estatal, pasan de noche para el PAN. La petición de los periodistas por contar con un marco jurídico que los proteja de la inseguridad que se vive en todo el país y del que Yucatán no está exento, también ha sido ignorado por el blanquiazul.

VI.- Mientras el PAN no se involucre con la sociedad, y continue con su inercia interna, que no dinámica, las intenciones electorales rumbo al 2024 serán inciertas y a medida que se acerquen los tiempos serán apremiantes, pues la presión de la oposición que representa el “López Obradorismo” será brutal. El PAN como partido está obligado a abrir la cancha para un posible triunfo electoral. Si están pensando que la elección está ganada desde ahora, están muy equivocados.

VII.- El Gobernador del Estado puede estar bien posicionado en ranking político, pero eso no garantiza que su partido obtenga una victoria electoral. Le sucedió a dos Gobernadores, a Pepe Calzada de Querétaro y a Rolando Zapata de Yucatán que durante sus mandatos encabezaron toda encuesta habida y por haber, como los “mejores” del país. Su legado fue una derrota al final de su gestión. Por eso, la labor política de territorio que el partido oficial despliegue para motivar, incentivar y “mover las almas” es fundamental para empezar a darle forma al objetivo. Y supongo que el objetivo es ganar la elección y retener la gubernatura.

VIII.- Al interior del PAN se ha descuidado mucho la conciliación. Al observar detenidamente lo que está sucediendo en el seno del partido oficial, detecto encono, confrontación e incluso odio, rechazo, y hasta repulsión. Puedo sentir el deseo de venganza. Esta corriente negativa de sentimiento viene de allí pero también de allá, de abajo, y de arriba. El humanismo que caracterizaba al PAN se marchitó para dar paso a la guerra interna, al señalamiento, al deseo insano del veto. Todos están “agazapados”.

IX.- Esta película ya la vi. Recuerdo que el entonces Gobernador panista Patricio Patrón Laviada no pudo evitar la guerra interna que se desató cuando intentó imponer a su candidato, Xavier Abreu. El PAN perdió su capacidad de conciliación y terminó siendo víctima del rechazo de la gente. En la elección del 20 de mayo del 2007, perdieron la gubernatura siendo que contaban al inicio de la campaña con una ventaja de 20 puntos porcentuales. Creyeron a ciegas en los números. Las encuestas no miden el sentimiento encontrado de la gente. Creo que si el PAN mantiene esta postura de nada le servirá al Gobernador a la hora de la definición. En el PAN deben estar dando lectura a tres posibles escenarios: el primero, que se logre un gran acuerdo entre el mandatario y el presidente municipal; el segundo, que no se logre acuerdo alguno; y tercero, que se force una contienda interna basada en la división y no en la sana competencia. La dirigencia del PAN debe asumir el liderazgo político interno para ayudar al Gobernador, desde ahora a crear las condiciones solidarias que faciliten un buen acuerdo.

X.- Mauricio Vila y Renán Barrera están vinculados por historias vividas y padecidas. En algún momento del pasado recuerdo que Renán era el capitán y Vila el marinero, y todo apuntaba a que primero sería Gobernador Renán y luego Vila. Pero eso no debe asombrar, algo parecido sucedió con Ivonne Ortega y Rolando Zapata, pues todo indicaba que el segundo debía ser Gobernador primero, y sucedió lo contrario. Claro que ya vimos que el odio entre Ivonne y Rolando mató al PRI. Esas cosas son las que tanto Vila como Renán deben valorar en el momento de consolidar la decisión final. Así como en el pasado lograron ponerse de acuerdo para salir del “atolladero” en el que estaban, así deben ponerse de acuerdo para lograr el objetivo y evitar la catástrofe. El PRI es el espejo en el que deben reflejarse los dos amigos, que en el pasado fueron cuasi hermanos.

La neta del planeta.- Alrededor de Mauricio Vila y de Renán Barrera hay mucha gente con intereses personales que contaminan la relación. Y dado que la decisión final no se ha consumado, valdría la pena que se descontaminaran de todo ello. Que ambos se generen confianza y se consoliden como aliados políticos, que no hermanos, poniendo en la mesa, como sugiriera Carlos Castillo Peraza, “cada parte su pliego petitorio, junto con los alcances de todo aquello que serían posibles de aceptar, para alcanzar un buen acuerdo en bien del partido y de los yucatecos”. Lo han hecho en el pasado. Recuerdo aquella foto de los dos en un avión con Ricardo Anaya en pleno vuelo tras el descarte de Raúl Paz por el famoso video de Montana, poco después Mauricio sería designado el candidato a Presidente Municipal. Ahora que si el destino se aferra en dividirlos, la carta más fuerte de Vila será una mujer y volveremos a ver la película de Patricio, con pronóstico reservado.