Inicio Análisis político Alejandro López Sánchez Soberbia e inexperiencia, los males de Rommel Pacheco

Soberbia e inexperiencia, los males de Rommel Pacheco

152

Nada corrompe más al hombre que la búsqueda de poder y la necesidad del reconocimiento. Esto es algo que parece perseguir al candidato a la presidencia municipal de Mérida por Morena, Rommel Pacheco, quién no deja de tomar malas decisiones y demuestra con esmero que le hace falta mucha experiencia para hacer política.

Hace unos días el ex Diputado federal por el PAN, estuvo en la prepa 2 tomándose fotos y firmando autógrafos con los jóvenes estudiantes, situación que fue expuesta en la red tik tok por la usuaria “akiogil2”, quién en un vídeo expresó su molestia ante la actitud de Pacheco, pues asegura que además de aprovecharse de los estudiantes, retó a las autoridades de la preparatoria, quienes al notario su presencia y su interacción con los jóvenes le pidieron se retirara del recinto.

“La autonomía de la UADY e integridad de los estudiantes se respeta. Incluso yo reconozco que desde la dirigencia no se promueve un partido político. El pasado 26 de febrero, Rommel Pacheco candidato a la alcaldía de Mérida estuvo presente en la propiedad de la preparatoria número dos de la UADY; Trajo consigo al rededor de 10 guardias comunicados con radios, regalando folletos y tomándose fotos con alumnos menores de edad. Firmándoles libretas, tarjetas Va y Ven e incluso sus caras. Las autoridades de nuestra preparatoria le pidieron que se retire, él respondió que solamente era un deportista y que venía a tomarse fotos con los jóvenes.

Tuvieron que llamara a la policía y él aún así, no se retiró. Por lo que se levantó un reporte ante el jurídico de la UADY.

Qué tan desesperado hay que estar para hacer actos anticipados de campaña y no respetar la autonomía de nuestra máxima casa de estudios del sureste; Y sobre todo, aprovecharse de jóvenes menores de edad.

Si cree que por su popularidad puedes politizar y corromper una universidad e ignorar a las autoridades, no me imagino cuáles serán sus planes si llega a la alcaldía de Mérida.”, relató y sentenció la joven en su video de tik tok.

Lo relatado por la chica nos deja entrever que Rommel actuó con soberbia, pues el conoce y sabe la popularidad que tiene como deportista, pues es una gloria en ese rubro para el Estado. Sin embargo, a Rommel se le olvida que el deporte y la política son 2 cosas distintas, pues aunque en el deporte es considerado como una leyenda, en la política es conocido por ser un improvisado.

Y es que sus mismas acciones demuestran que no cuenta con la experiencia suficiente para ocupar un cargo tan importante como la presidencia municipal. En primer lugar como bien se expone en el tik tok, expone a menores de edad quienes no votarán en estas elecciones, ¿Acaso nadie le dijo que los alumnos de preparatoria son menores de edad? ¿Qué tan mal asesorado está para no tomar buenas decisiones?

Pero lo peor, no se queda en visitar la preparatoria, intentar usar la imagen de la institución académica y la imagen de los menores de edad, sino la soberbia con la que confrontó a la autoridad de la preparatoria, al grado de tener que ser respaldada por la policía estatal para poder sacar del recinto a Pacheco.

No es la primera vez que se le ven este tipo de reacciones y comportamientos a Rommel, en situaciones anteriores ha negado entrevistas a diferentes medios y reporteros, aseverando “ustedes cambian las cosas, escriben lo que quieren”.

Lo anterior sin contar sus arrebatos políticos, como traicionar a su padrino político, Mauricio Vila por buscar ser candidato a la presidencia municipal de Mérida.

Rommel va peligrosamente acercándose al rechazo total dentro de morena y en la sociedad, pues ya es mal visto y calificado como “chapulín”.

A pesar de todo, Rommel Pacheco aún tiene la posibilidad de dar una contienda decente en las próximas elecciones, pues aunque las encuestas arrojan que perderá por más de 15 puntos % contra Cecilia Patrón Laviada, puede recomponer el camino, hacer ajustes en su primer círculo para buscar estar bien asesorado y no estar tomando tan malas decisiones a “diestra y siniestra”.