Inicio Noticias Espectáculos The Weeknd trae luces y bailarines vendados al Super Bowl

The Weeknd trae luces y bailarines vendados al Super Bowl

591
7 de febrero del 2021 The Weeknd REUTERS/Brian Snyder

7 feb (Reuters) – El cantante de pop canadiense The Weeknd encendió el domingo un Super Bowl restringido por la pandemia con una serie de éxitos frente a un paisaje urbano brillantemente iluminado que evoca el tema de su álbum más reciente, “After Hours”.

Durante el medio tiempo en el Estadio Raymond James en Tampa, Florida, el artista de 30 años salió de un convertible brillante encaramado en lo alto del escenario en medio de letreros de neón que recuerdan al Las Vegas Strip por la noche.

Vestido con una chaqueta roja cubierta de lentejuelas, pantalones negros y zapatos con punta de ala en blanco y negro, The Weeknd abrió en el escenario con la canción “Starboy” frente a un coro con túnicas blancas y máscaras con ojos iluminados.

Para “Can’t Feel My Face”, se deslizó en un laberinto de espejos dorados y esquivó a bailarines vestidos de manera similar que llevaban los vendajes que el propio cantante había usado en apariciones públicas recientes.

Después de otros éxitos como “Earned It” y “Save Your Tears”, The Weeknd concluyó el programa de 13 minutos con su exitoso sencillo “Blinding Lights”, una canción que hace referencia a “Sin City”, un apodo de Las Vegas. Interpretó la canción en el campo entre filas de bailarines vendados.

The Weeknd, que comenzó su carrera discográfica en 2010 y ha ganado tres premios Grammy, ha anunciado una gira mundial para 2022. Su verdadero nombre es Abel Tesfaye.

El Super Bowl se considera el escaparate principal de la industria de la música y ha presentado a los artistas más renombrados como Lady Gaga, Beyonce, Prince y los Rolling Stones.

Este año, The Weeknd se presentó ante una audiencia televisiva en Estados Unidos que se espera alcance los 100 millones. Pero el estadio en sí estaba vacío en más de la mitad de su capacidad.

La Liga Nacional de Fútbol limitó la asistencia en persona a 25.000 personas para evitar la propagación del coronavirus, llenando otros asientos con 30.000 recortes de cartón con rostros de aficionados.