Inicio Noticias Medicina Tipos de ruidos que afectan al sueño

Tipos de ruidos que afectan al sueño

1218

El ruido es uno de los factores que más afectan a un buen descanso y, por lo tanto, a nuestra calidad de vida. Dormir bien es muy importante para una correcta salud, tanto mental como física. Si cualquier tipo de ruido nocturno nos molesta de forma continuada, es muy posible que en el día a día no rindamos lo suficiente en el trabajo, estemos de muy mal humor y con falta de energía para cualquier actividad. Y no hablamos solo de ruidos que no dejan dormir, sino también de los que perturban el ciclo del sueño mientras dormimos, ocasionando los llamados microdespertares.

Si vives en una gran ciudad sabes de lo que hablamos. El ruido de los coches, el trasiego de gente de un lado para otro o sonidos que parecen imperceptibles, como los sistemas eléctricos de hogares y comercios, provocan una contaminación acústica que es una gran enemiga del sueño. Y no solo por la noche. El ruido al que están expuestos los ciudadanos y ciudadanas de urbes de gran tamaño durante el día afecta al descanso y da lugar a un estrés permanente del que cuesta desprenderse a la hora de meterse en la cama. Como este problema no tiene una solución fácil, durante la noche es recomendable usar tapones para dormir, ya que al menos ayudan a aislarnos de los ruidos nocturnos mientras dormimos. Además, es una buena idea salir de la ciudad siempre que se pueda y pasar como mínimo unas horas en la naturaleza para desconectar del estrés acústico urbano y volver con las pilas cargadas.

Otro de los sonidos que impiden un adecuado reposo es el ruido de la televisión. Es posible que ver una serie justo antes de irse a dormir nos ayude a olvidarnos de las tensiones de la jornada, pero no deja que la mente se tranquilice del todo para alcanzar el estado ideal de relax que induce a un descanso saludable. Además, la luz azul de las pantallas de ordenador tampoco es la mejor aliada para relajarse. Prueba a leer algo tranquilo y agradable que no requiera mucha concentración, ya que esto facilita la fase de transición entre la vigilia y un sueño reparador.

Lo mismo sucede con la radio. No son pocas las personas que están acostumbradas a dormir con la radio o la música puesta. No se puede negar que esto ayuda a conciliar el sueño, pero si sigue sonando durante toda la noche los ciclos del sueño pueden verse alterados, porque una pequeña parte del cerebro está pendiente de un estímulo externo constante. Si te gusta escuchar música relajante para dormir, perfecto, pero estaría bien que configurases el dispositivo que utilizas para ello de manera que se apague después de un rato.

Otro de los ruidos que más perturban al sueño es el de los ronquidos. Si tu pareja ronca un poquito, qué se le va a hacer. ¡Nadie es perfecto! Pero si de lo que hablamos es de ronquidos fuertes y continuos, la cosa cambia. Quienes comparten cama con roncadores y roncadoras empedernidos saben mejor que nadie lo difícil (o imposible) que es dormir del tirón. Para no tener que irse al sofá o a la habitación de invitados una noche sí y otra también, la solución más recurrida y barata es ponerse unos tapones de espuma. Suele funcionar y evita muchas tensiones conyugales. La persona que ronca puede probar las tiritas nasales para respirar o los sprays antironquidos que se venden en las farmacias, y que dan resultado en algunos casos. Si no es así, consultar con un doctor o doctora especialista en otorrinolaringología sería muy conveniente, ya que son los profesionales que más saben sobre nariz y garganta.