Inicio Noticias Internacional Un impeachment a lo Donald Trump: Estados Unidos se prepara para el...

Un impeachment a lo Donald Trump: Estados Unidos se prepara para el gran show de la política

422
0

WASHINGTON.- Será un juicio como ningún otro en la historia de Estados Unidos. Un país fracturado; un Congreso al rojo vivo, enredado en chicanas y peleas; un presidente obsesionado con todo lo que se diga sobre él y con sus pulgares listos para tuitear, y un duro elenco de abogados tan acostumbrados a los tribunales como a las cámaras de televisión. Y eso en medio de la campaña presidencial, que definirá el futuro del país y el mundo.
Todos saben el veredicto, pero nadie se perderá el juicio. El impeachment a Donald John Trump, el tercer juicio político a un presidente en la historia de los EE.UU., paralizará al país a partir del próximo martes, cuando republicanos y demócratas en el Senado se sumerjan en el escándalo Ucraniagate.
Los legisladores comenzarán a recorrer el camino para decidir si Trump abusó del poder de la presidencia y obstruyó la investigación del Congreso.
Trump confía en que será absuelto gracias a la mayoría de 53 bancas que tiene el Partido Republicano en el Senado. La Casa Blanca quiere un juicio “exprés”. Pero, así y todo, ensambló un áspero equipo de abogados, que incluye a dos profesionales de altísimo perfil mediático: Kenneth Starr, el exfiscal especial que destapó el romance de Bill Clinton con Monica Lewinsky y puso en marcha el juicio político del demócrata, y Alan Dershowitz, quien saltó a la fama por el caso de Claus von Bülow -que llegó a Hollywood-, y luego defendió a O.J. Simpson, Harvey Weinstein y Jeffrey Epstein.
El retorno de Starr no pasó desapercibido por Lewinsky, que dejó su reacción en Twitter para que la vea todo el mundo: “Este es definitivamente un día de ?¿me estás jodiendo?'”, escribió.
Además de Starr y Dershowitz, Trump estará representado por el abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone, y el abogado personal de Trump, Jay Sekulow. En un comunicado publicado en Twitter, Dershowitz confirmó que trabajará para Trump, pero se preocupó por despegarse del presidente, al afirmar que se sumaba a su equipo para defender la Constitución y recordar que había votado por Hillary Clinton.
“Si bien el profesor Dershowitz no es partidista cuando se trata de la Constitución (se opuso a la acusación del presidente Bill Clinton y votó por Hillary Clinton), cree que los temas en juego van al corazón de nuestra Constitución”, indicó en un mensaje, hablando de sí mismo en tercera persona. “Está participando en este juicio político para defender la integridad de la Constitución y evitar la creación de un precedente constitucional peligroso”, justificó.
Además de su experiencia en el juicio político contra Clinton, Starr contaba con otro atributo de valor incalculable para Trump: es comentarista de la cadena Fox News, el canal favorito del presidente y su coalición de votantes. Un presentador de Fox News dijo al aire que Starr dejará de trabajar para la cadena tras sumarse al equipo defensor de Trump.
Otros miembros de la defensa de Trump incluyen a Jane Raskin, quien fue parte del equipo legal del presidente durante la investigación sobre la injerencia rusa que hizo el fiscal especial Robert Mueller, y a Robert Ray, otro veterano de los años de los Clinton: fue parte de la investigación del escándalo Whitewater.
El juicio a Trump comenzó formalmente el jueves, en una solemne ceremonia en la Cámara alta del Capitolio, en la cual el presidente de la Corte Suprema de Justicia, John Roberts, les tomó juramento a todos los senadores presentes, que prometieron impartir “justicia imparcial” como jurados del impeachment.
Trump fue acusado por los demócratas en la Cámara de Representantes de haber abusado de su poder presidencial cuando presionó al gobierno de Ucrania de Volodimir Zelensky, reteniendo un paquete de ayuda militar para que investigara a Joe Biden, uno de sus potenciales rivales políticos en la elección de noviembre. Una y otra vez, Trump insistió en que la ofensiva de los demócratas es una “farsa” y una “caza de brujas”.
Pese a las últimas revelaciones y toda la evidencia recopilada por los demócratas tras la denuncia formal de un “denunciante” de la Casa Blanca que desató el Ucraniagate, los republicanos se muestran decididos a blindar a Trump ante cualquier testimonio o documento que corrobore las acusaciones contra el presidente. Nada parece indicar que los demócratas lograran reunir los 67 votos necesarios para destituir a Trump.
Pero el juicio político podría llegar a torcer la opinión pública. Si los demócratas logran presentar testigos y evidencias frente a las cámaras de televisión que compliquen a Trump, eso puede llegar a perjudicarlo en las urnas en noviembre próximo, cuando los norteamericanos den su veredicto final sobre el trumpismo, y avalen o rechacen todo lo que hizo el magnate desde que pisó la Casa Blanca.

Fuente: Yahoo noticias