Inicio Noticias Internacional Un magistrado depuesto advierte que El Salvador ha caído en un “limbo...

Un magistrado depuesto advierte que El Salvador ha caído en un “limbo jurídico”

256
0

San Salvador, 7 may (EFE).- El magistrado de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) Carlos Sergio Avilés, cuya destitución votó el 1 de mayo pasado la Asamblea Legislativa, dijo en una entrevista con la revista local Factum que el país se encuentra en un “limbo jurídico”.

“Ahora, en un contexto de alteración del orden constitucional, lo que se ha generado es un riesgoso limbo jurídico, inconveniente para el país, pues resulta ser la receta perfecta para el desastre institucional de un Estado”, dijo en una entrevista con el referido medio.

El letrado indicó que antes de que tomara posesión la nueva Asamblea Legislativa, de amplia mayoría oficialista, “estábamos claros en que se iban a intentar acciones en contra nuestra, pero creíamos que se iban a realizar respetando las reglas del juego, las que impone el ordenamiento jurídico”.

“Nunca pensamos que actuarían de esta forma tan burda y violatoria de la Constitución. En eso nos vimos sorprendidos, debo admitirlo”, acotó.

Tras darse la votación para la destitución, la Sala de lo Constitucional emitió un fallo declarando inconstitucional la decisión de Parlamento, acción que diversos abogados consideran que anula la votación.

Indicó que la votación de sus reemplazos “difícilmente podrá desplegar efectos jurídicos”, dado que “la sentencia de inconstitucionalidad que dictamos desarrolló toda su eficacia jurídica, está vigente”.

Avilés, quien no reconoce legalidad en lo actuado por el órgano Legislativo, es el único de los magistrados depuestos que no ha presentado su renuncia.

Óscar Armando Pineda Navas – quien se desempeñaba como presidente de la Corte Suprema de Justicia-, Aldo Cader, Marina Marenco de Torrento y Carlos Ernesto Sánchez presentaron sus renuncias.

“En este marco de hechos, no es mucho lo que se puede hacer. La renuncia de mis colegas ha neutralizado cualquier posibilidad de acción”, lamentó Avíles.

También denunció que desde el domingo pasado ha recibido llamadas de números desconocidos y que una persona que conoce y “que guarda relación con los acontecimientos del sábado 1 de mayo” le dijo que “tenía una renuncia redactada para mí y que por favor se la firmara porque eso era lo que más convenía”.

“No me supo explicar a qué se refería con eso y me aclaró que él únicamente seguía directrices. Tampoco me dijo de quién”, apuntó.

Para Avilés, “si una Sala de lo Constitucional sirve al Ejecutivo y al Legislativo, no solo se acabarían las garantías constitucionales, se acaba la República y el sistema democrático. Sería nefasto para nuestra historia”.

“Si esta fusión se da, ya no habría nada que esperar. Repito, sería el tiro de gracia a la República y a la democracia. Pero seamos más auspiciosos, la independencia judicial no es atributo de algunos pocos. Tenemos jueces muy valerosos y muy independientes que estoy seguro estarán siempre a la altura de las circunstancias”, subrayó.

El Salvador se ha adentrado en una crisis política desde que el sábado el oficialismo tomara las riendas de la Asamblea para el periodo 2021-2024 y, como primera acción, votara la destitución de los magistrados constitucionales y el fiscal general, con los que el presidente Nayib Bukele tuvo enfrentamientos durante el último año.