Inicio Análisis político Enrique Vidales Ripoll ¿Y los maestros?

¿Y los maestros?

1021
0

 

El anuncio del inicio de clases del día de ayer que dio a conocer el gobierno federal, en la medida que pasa el tiempo y no exista una información oportuna a los actores de la educación, está dejando muchas más dudas que certezas.

Tanto el presidente López Obrador como el secretario de educación pública federal Esteban Moctezuma Barragán elogiaron el papel de los maestros ante el cierre de escuelas, el trabajo que se realizó para concluir el curso escolar 2019-2020 y la capacitación que muchos maestros han continuado en este periodo de “receso escolar“.

Sin embargo, no queda claro cuál será el papel del magisterio para la nueva modalidad de “Aprende en Casa II“, la versión mejorada que implica la participación de la televisión privada en la transmisión de los contenidos educativos.

Si algo llamó la atención de algunos maestros que siguieron la mañanera del día de ayer, fue la presunción de que el proceso educativo estará en manos de intelectuales y científicos, sin que se mencionará a los MAESTROS, que supuestamente son los que operan y hacen funcionar los cimientos del sistema educativo nacional.

Lo que si pueden estar seguros los docentes de México es la garantía de que los sueldos están garantizados. Pero ante la suposición de que las clases tendrán como base la televisión y no los sistemas de telecomunicación de la educación a distancia, es lo que hace saltar las dudas de cuál será el papel del magisterio y los docentes en esta nueva versión multimedia de la educación. Ya no se habla del “blender learning“, que no es más que la combinación de la actividad presencial y a distancia.

Inclusive, en la sesión informativa del Moctezuma Barragán, ante pregunta de que si los niños no tienen internet, celular o computadora, el secretario dejo entender que tales herramientas ya no son tan necesarias porque la base de la educación estará en la televisión.

El anuncio de ayer fue de suma importancia, pero que careció de la figura operativa que son los maestros. Una evidencia es la no presencia de ninguna representación del magisterio que asuma la adhesión de los maestros en tan importante esfuerzo educativo.

Alguno podrá insinuar que los sindicatos no tendrían nada que hacer, por representar intereses mezquinos. Pero como, los que sostengan ese argumento valdría contestar el siguiente cuestionamiento: ¿cómo podrían justificar la presencia Emilio Azcarraga, presidente de Grupo Televisa, la máxima expresión evidente y operativa para la Cuarta Transformación, de la “mafia del poder“?

Lo que refuerza que no existe ninguna negociación política que involucre al magisterio, que los sume y los haga partícipes activos de esta etapa. Ya el SNTE en ocasiones pasada se ha pronunciad a favor de las medidas y continuidad del proceso educativo bajo el mando del actual régimen de la Cuarta Transformación. No así la CNTE, una histórica aliada de quienes hoy están en el poder, que ha descalificado el esfuerzo de continuar bajo la modalidad de educación a distancia por considerarla discriminatoria y consolidadora de más desigualdad social.

Andrés Manuel López Obrador insistió que está etapa que iniciará el 24 de agosto será obligatoria, oficial y curricular. Entre líneas muy escondidas tales preceptos no podrían sustentarse sin el papel de los maestros para la implementación de estrategias didácticas para monitorear y verificar la adquisición de los aprendizajes esperados, así como los procesos de evaluación académica que serán necesarios.

Pero en el discurso, hasta ahora, los maestros no se sienten involucrados.