Inicio Análisis político Columnista MPV Carta a AMLO

Carta a AMLO

388
COMPARTIR

Mi estimado Andrés Manuel López Obrador, recibe un afectuoso saludo de un priista de convicción o mejor dicho de un soñador. Creo que igual que tú, yo sueño con un México, no como lo visualizo Colosio y sigue peor. Solamente que yo lo he intentado desde el pri y han transcurrido más de 47 años y no avanzo. Primeramente, quiero la democratización interna del pri y no he avanzado y lo único que he ganado es que la cúpula de mi partido o los privilegiados del PRI les caiga mal.

Porque eso si estoy convencido de que el revolucionario institucional como partido no es malo. Los malos son los que por décadas han usurpado sus siglas para beneficio propio y han dejado en la indefensión al resto de los mexicanos. A muchos priistas de la base y algunos de la cúpula están de acuerdo con mi forma de pensar, pero no lo externan por temor o por conveniencia. Pero poco a poco me convenzo que mi lucha es estéril y he pensado no seguir pidiendo más la democratización interna, ni autocriticas. Quizás yo esté mal y el PRI no necesita nada de eso, puesto que como gana elecciones, entonces ¿para qué democratizar, para quÉ autocritica? Cada ciudadano milita en el partido que quiera y aguanta por gusto o conveniencia, si algún día se fastidian cambiarán.

Andrés Manuel, no te conozco personalmente ni nunca te he saludado, no sé si algún día seas o no presidente de México. Oficialmente, ya que Felipe Calderón te robó la presidencia de México, lo que, si reconozco y muchos también, aunque no lo digan, es que eres un personaje fuera de serie y que has logrado votaciones históricas para tu partido, llámese PRD o MORENA, que han permitido que muchos oportunistas lleguen a un cargo y después te traicionen.

Pero a mi juicio ese liderazgo natural de masas que tienes también es el origen de envidias y traiciones de amigos y enemigos. Cuántos no quisieran tener tu carisma, fundar un partido político y en dos años tener la votación que tuvo MORENA en estas elecciones. Tan es así que unas elecciones en el 2018 sin López Obrador no serían elecciones y el sistema se vería en un serio aprieto. ¿Cómo validarían las elecciones entre ellos si no hay un rival serio a vencer?

Habría sin duda un gran abstencionismo y de lo anterior nace la siguiente reflexión. En mi caso porque insistir en la democratización y autocritica para mejorar al PRI y por ende su actuación para un México mejor. Para que, por esto, seguir siendo malmirado y marginado por la cúpula priista. SI yo en lo personal no gano nada, llegara el día en que la propia necesidad los haga cambiar.

Estoy pensando seriamente retirarme de la actividad política partidista. Tengo que pensarlo muy bien porque por 47 años soy priista de convicción. Pero me iría satisfecho porque hice lo que debía hacer en su momento. Soy pobre, pero en cargos que he desempeñado no he defraudado, he cumplido siendo derecho, he sido presidente del comité municipal, regidor propietario, oficial mayor y director de área del Ayuntamiento de Motul y quiero recordar una anécdota, cuando era regidor propietario y había que hacer mi declaración patrimonial el alcalde me dijo: si no haces tú declaración patrimonial te van a demandar, y yo le conteste, de lo único que me pueden demandar es de “empobrecimiento inexplicable”.

Referente a ti ANDRES MANUEL, sé que te guía tu amor por México y no el dinero. Si fuera por dinero pienso que con tu liderazgo de masas y el cargo de gobernador del Distrito Federal que fuiste tendrías todo el dinero que quieras. Tú quieres que la gente viva mejor, pero ¿te has puesto a pensar si la gente quiere vivir mejor?

Lo anterior lo digo en base a la gente que salió a votar en el estado de México, un 52 por ciento del padrón electoral, casi la mitad y el 48 por ciento que no salió. Si le sumamos los votos del PRI entonces tenemos que concluir que la mayoría no quiere un cambio, que está contento con el gobierno que tienen de Eruviel. En suma, llámese corrupción, crímenes violencia, simplemente no quieren cambiar ¿vale la pena seguir intentándolo? o mejor dejar que el pueblo tenga el gobierno que se merece y algún día quizás quieran cambiar y cambiaran.

Aquí cito un axioma de los alcohólicos, un alcohólico solo deja de tomar cuando quiere, cuando no quiere se lo puede pedir su mujer, sus hijos y hasta la virgen, es inútil y lo digo por experiencia propia. Dicen que no hay mal que dure 100 años ni quien que lo aguante Y México y su pueblo está dando las últimas y cuando decida cambiar va cambiar.

Lo mismo sucede en las elecciones presidenciales, el 50 por ciento sale a votar, qué ironía. Los mexicanos siempre andan con su credencial de elector, pero la mitad no lo utiliza para el fin verdadero. Lo ideal sería que salga a votar, si está contento con su actual gobierno que lo ratifique y ya, pero que lo haga con su voto. Al fin que las elecciones les cuesta a cada ciudadano.

Esta es una carta a un hombre que ya es una leyenda en la política mexicana y como en todo comportamiento humano, habrá quienes lo reconozcan y habrá quienes no. Reconocer no quiere decir claudicar, ni ser menos, significa ser un ser humano justo consigo mismo. En muchas ocasiones reconocer la valía de un rival y vencerlo o ser vencidos por él le da una alta calidad a la contienda.

Les recuerdo la pelea de Chavez junior y Canelo. ¡Decepción total! Así serían las elecciones presidenciales del 2018 sin AMLO. Y en esta carta solo reconozco la valía de AMLO como rival, no confundir, pero si quieren confundir no hay problema.

P.D. Y muchos altos priistas de nuestro patio en su momento simpatizaron con AMLO en el 2006 y no estaban equivocados.¿ Nombres? Causaría un sisma político.

ATENTAMENTE

T.T.S. Simón Pool Ciau