Inicio Análisis político Alejandro López Munguía El Consejo Político PRI – Yucatán 2019, la crónica. Dura pero sincera.

El Consejo Político PRI – Yucatán 2019, la crónica. Dura pero sincera.

1645
0
Compartir

El Consejo Político del PRI en Yucatán, la crónica.

Ivonne Ortega, Federico Granja, Dulce María y Rolando Zapata.

I.- El 20 de enero fue un domingo movido, la Casa del Pueblo sede del priísmo yucateco volvió a sentir, al menos un poco, de lo mucho que en el pasado sintió: esperanza. Sin embargo, hubo contradicción y nostalgia. “Si esta unidad se hubiera vivido en la campaña del año pasado, todo hubiera sido distinto”. Llegó el momento, rendiría protesta el nuevo Consejo Político Estatal del PRI, que será encargado de elegir el método para seleccionar al nuevo Comité Directivo Estatal. Hubo quorum, 470 Consejeros hicieron acto de presencia. Estaban los liderazgos más fuertes: Ivonne Ortega, Jorge Carlos Ramírez, Rolando Zapata, los sectores obrero – campesino – popular; los Presidentes Municipales, los Comités Municipales y mucha militancia.

II.- Para unos la Casa del Pueblo se llenó de cínicos, de hipócritas, de convenencieros, pero… También hubo los leales al partido y desde luego, los partidarios de personajes famosos. Hubo grupos y hubo miradas, hubo abrazos, hubo comentarios, hubo intriga, hubo falsos elogios, hubo risas, hubo aplausos, hubo gritos. Sí, hubo PRI. Nada nuevo bajo el sol.

III.- Lo nuevo fue la unidad entre los líderes. Lo nuevo fue la aparición del ex Jefe Político Rolando Zapata Bello, ex Gobernador de Yucatán accesible y amigable. Lo “nuevo” fue su humildad y su gentileza, esa que desapareció durante el tiempo en el que fue mandatario.

IV.- Las porras para resaltar la presencia de uno y de otro líder político fueron parte del drama. Un drama que aún persiste. La derrota no se olvida. Los priístas lo llevan tatuado en el alma. No olvidan, ni olvidarán lo sucedido.

V.- Nadie extrañó a nadie aunque, sí fue raro no ver a Liborio Vidal Aguilar y a su grupo. Tampoco se vio a Pablo Gamboa, ni a su Señor Padre, Don Emilio. Muchos Presidentes Municipales no acudieron y tampoco hicieron acto de presencia dos mujeres que formaban parte del escenario público en “los tiempos de Rolando”: Lucely Alpizar y Celia Rivas; la primera líder del ONMPRI en Yucatán y la segunda, ex líder del Congreso del Estado.

VI.- La sesión fue rica en expresiones. Por primera vez en mucho tiempo, Rolando Zapata se fundió en abrazos con Ivonne Ortega, y no es que hayan sanado las heridas, es que son tiempos de reconciliación. Pero, la herida es profunda y nunca se olvidará, cerrará pero nunca dejará de sangrar. Rolando maltrató a Ivonne severa y cruelmente durante su mandato.

VII.- Rolando se hizo presente. Se mostró cual humilde pudo ser. Sus seguidores le hicieron segunda, le lanzaron besos y hasta gritaron su nombre por momentos. Rolando estaba conmovido, sin embargo, la gran mayoría de los asistentes se quedaron mudos, presenciando a lo lejos, sin emoción en la mirada, el esfuerzo “rolandezco”.

VIII.- La imagen que llamó poderosamente la atención fue la del abrazo fraterno entre los ex Gobernadores Ivonne Ortega Pacheco, Federico Granja Ricalde, Dulce María Sauri Riancho y Rolando Zapata. Por momentos Rolando estiraba el dorso para alcanzar a comentarle algo a Ivonne, el hombre estaba en “modo accesible”. Con Dulce María intercambió puntos de vista también.

IX.- El que reía mimetizado era Federico Granja Ricalde, se veía tan tierno de lejos. Apareció en escena la “vieja guardia”. Durante el reinado de Rolando Zapata desaparecieron y ahora volvieron a resurgir: Orlando Paredes Lara, ex Candidato a Gobernador en el 2001; Rosa Elena Baduy Isaac, ex líder magisterial en los tiempos de Víctor Cervera; que sumados a Ignacio Mendicutti Pavón, a Pedro Oxte, Wilberth Chi Góngora, Carlos Capetillo, Carlos Ceballos Traconis, entre otros afamados personajes, arroparon el nuevo esfuerzo para levantar al PRI de las cenizas.

X.- La nota la dio Claudia Ruiz Massieu, al intentar defender a Rolando Zapata. Con sus tímidas declaraciones intentó arropar al ex Gobernador, acusado directamente por el actual Gobernador panista, Mauricio Vila Dosal, de cosas horribles. Le dijo a Vila que “no debe haber cacería de brujas”, cuando en realidad todos esperábamos que dijera algo así como “¡no permitiremos que se calumnia a nuestro amigo, ni se manche su legado!…”. O algo parecido. Claudia Ruiz no fue enérgica ni decidida en la defensa de Rolando, ni siquiera en la rueda de prensa cuando un servidor le expuso que el Gobernador panista violó la presunción de la inocencia del ex mandatario. Su intento fue patético.

XI.- Esta sesión sirvió para alimentar el espíritu del priísmo caído. Pero si alguien piensa que el PRI está muerto, se equivoca. El PRI se alimenta de una estructura muy grande y de su historia. Es la vida interna del tricolor, y no le hace mella las críticas de los de afuera. Están decididos a salir del bache y a decir verdad, los errores del Gobernador Mauricio Vila, serán fundamentales para su recuperación. Quizá Vila no se esté dando cuenta hoy de ello, pero en el futuro por venir, le caerá el veinte.

XII.- En el PRI la unidad no es filosófica. Tampoco se basa en la ideología. El PRI basa su unidad en la formación de sus cuadros. Por eso, a pesar de que hay muchas deserciones a lo largo de su historia, siempre regresa, y regresa con fuerza renovada. La historia no miente, tras la revolución, el país se ideó con un partido eje. Y aunque hoy AMLO desea establecer a Morena como eje nacional, ese deseo es complejo de realizar en poco menos de 6 años. El PRI volverá y con nuevos socios, y aliados y hará alianzas con nuevos partidos y la historia seguirá escribiéndose.

La neta del planeta.- En la sesión de consejeros se puso en juego el destino del PRI. Aunque no hay unidad consolidada, existe un acuerdo real de recuperar el poder en el 2024. El mayor logro de los priístas ayer fue demostrar que aún están comprometidos con su partido. Lo demás, es parte del juego que ya saben jugar. La reaparición de Rolando Zapata no fue un éxito rotundo para él, pero fue positivo para rescatar su maltrecha imagen. Vila le dañó el legado y los priístas que perdieron su chamba no lo recuerdan con amor, tampoco los servidores que están sujetos a las investigaciones de Vila y sus dependecias. Sin embargo, creo que le fue bien, no recibió muestras de repudio. Normal que la mayoría lo recibiera seco y frío, después de todo no se olvidan de los 6 años de soberbia y abuso de poder que padecieron durante su mandato. Que sonriera fue bueno, pero debe estar consciente de que no le bastará para recomponer su dañada imagen. El 1 de julio del 2018 no se olvida.