Inicio Análisis político Alejandro López Munguía Los Diputados de Yucatán: traidores o “patriotas”. Incremento de impuestos.

Los Diputados de Yucatán: traidores o “patriotas”. Incremento de impuestos.

1307
0

Los diputados de Yucatán: traidores o patriotas. Incremento de Impuestos.

Los diputados que integran el Congreso del Estado de Yucatán vuelven a ponerse en el ojo del huracán, ya que en sus manos está la aprobación del presupuesto de Ingresos y de Egresos para el ejercicio 2020, que ha planteado el Gobernador Mauricio Vila Dosal.

Según la petición del ejecutivo, es necesario que se incrementen los ingresos a través de imponer nuevos impuestos y de subir las tarifas y los costos de diversos productos y servicios estatales, que definitivamente impactarán en la débil economía de los yucatecos.

El Gobernador de extracción panista se ha armado de valor y pasando por alto el costo político que le arrojará el subir los impuestos, le pide a los diputados que cierren los ojos y le aprueben como está planteado, todo su presupuesto. Hábilmente deja en manos de los legisladores la responsabilidad.

De los diputados panistas se da por un hecho que aprueben la petición del Gobernador, son del mismo partido, incluyendo a Manuel Díaz que el año pasado se las hizo “chiquita”.

De igual forma de los diputados de Morena se espera que también aprueben los deseos del mandatario yucateco, ya que deben estar en sintonía, ahora que han roto con su directiva estatal y buscan no quedarse sin efectivo para hacer un poco de política redituable para sus bolsillos.

Por lo que respecta a los diputados priístas el tema se torna más interesante, pues están urgidos de dinero para que sus alcaldes tengan recursos y puedan defenderse ante la precariedad en la que se encuentran. Los legisladores priístas están tentados a apoyar al Gobernador pues sería peor para ellos volver a operar desde la miseria.

Pero los diputados priístas deberían pensar un poco más a fondo las cosas. Y es que, aprobarle todo al Gobernador de extracción panista sería tanto como traicionar a los yucatecos; y es que, ese rollo de querer lavarse las manos con la argucia de “somos una oposición responsable, por eso evitamos que el gobierno se quede sin presupuesto”, es una falacia.

Para el pueblo de Yucatán lo más valioso es la congruencia. Si el Gobernador eligió la opción de imponer nuevos impuesto, cuando en algún momento prometió no hacerlo, y de incrementar los producto y servicios estatales, cuando también prometió no hacerlo, es muy su problema. Problema que no compete a los priístas, supongo.

Con el incremento a los impuestos y a los servicios y productos que brinda el gobierno, se lastima severamente el bolsillo de los ciudadanos, y también las arcas de las empresas privadas que generan empleo directo. Como lo quieran vender, es un golpe brutal a la economía de los yucatecos.

Las cosas empeoran cuando se cuestiona el por qué no se castiga el saqueo y la corrupción del gobierno anterior. El exgobernador Rolando Zapata no ha sido llamado a cuentas aún. Si se habla de más de 10 mil millones de pesos, lo conducente es que se recupere y se ponga en circulación para beneficio de la población.

Seguramente si se confiscaran ranchos, cabezas de ganado, placas de taxis, mansiones, autos de lujo, cuentas bancarias, y más de toda la camarilla de políticos corruptos del sexenio anterior, el gobierno actual podría rescatar el Isstey y hacer obras muy significativas, pues hasta el momento, en Yucatán no hay ni una sola obra de gran embergadura.

Traidores o “patriotas”, ¿qué serán los diputados que despachan en el Congreso de Yucatán?. Yo preferiría que fueran congruentes y defendieran al pueblo. Eso de que hacerse pasar por aliados del pueblo es una vil mentira, solo se defiende al pueblo no aprobado más impuestos e incrementos en los servicios y productos que brinda el gobierno.