Inicio Noticias Fe y Religión Arzobispo apoya orientaciones de obispos de Buenos Aires en evento vaticano sobre...

Arzobispo apoya orientaciones de obispos de Buenos Aires en evento vaticano sobre Amoris Laetitia

265

El Arzobispo de La Plata (Argentina), Mons. Víctor Fernández, expresó su apoyo a las orientaciones de los obispos de la región de Buenos Aires respecto a la aplicación de la exhortación Amoris Laetitia, que fue el centro de la reflexión durante los últimos días en un foro organizado por el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida en el Vaticano.

Según informa el dicasterio en una nota publicada este sábado en su sitio web, el Prelado argentino dijo que el capítulo VIII de Amoris Laetitia, titulado “Acompañar, discernir e integrar la fragilidad” como también se llamó la ponencia que tuvo hoy a su cargo, busca “integrar el bien posible” y acompañar ante las dificultades.

La nota agrega que “este acompañamiento debe combinarse con un discernimiento continuo de la pareja, que en todo caso tiene sus límites. Un punto de referencia central para aplicar este tema son las Orientaciones de los Obispos de la Región de Buenos Aires (Argentina)”.

La ponencia del Arzobispo de La Plata se dio en el foro “¿En qué punto estamos con Amoris Laetitia? Estrategias para la aplicación pastoral de la Exhortación del Papa Francisco”, realizado al cumplirse cinco años de la publicación del texto.

En el foro participaron, en la modalidad online, delegados de pastoral familiar a nivel de conferencias episcopales nacionales y regionales, y de movimientos y asociaciones internacionales.

La nota del dicasterio señala que en su ponencia, el Arzobispo de La Plata indicó que en el capítulo VIII de Amoris Laetitia, en el numeral 292, el Papa se refiere a “aquellas situaciones que aún no corresponden o ya no corresponden a la enseñanza de la Iglesia sobre el matrimonio”, las llamadas “situaciones irregulares” y propone un camino de discernimiento para una mayor integración.

“En cualquier caso, para Francisco, esto es una cuestión secundaria. Lo que más le interesa son ‘los dos capítulos centrales, dedicados al amor’. Con respecto a ellos es necesario estimular ‘el crecimiento, la consolidación y la profundización del amor’. Nos pide ‘ante todo un cuidado pastoral del vínculo’ para madurar el amor y protegerlo”, prosigue la nota.

“Todo esto, en la intención del Papa, es central: cuidar el amor en los matrimonios favoreciendo su crecimiento. Porque ‘el amor conyugal no se conserva en primer lugar hablando de la indisolubilidad como una obligación, o repitiendo una doctrina, sino fortaleciéndolo mediante un crecimiento constante bajo el impulso de la gracia'”.

En su ponencia, el Arzobispo de La Plata cuestionó: “En este marco general, ¿cuál es el significado preciso de este capítulo que habla de los amores rotos? Es, ante todo, una invitación a la misericordia y al discernimiento pastoral ante situaciones que no responden plenamente a lo que el Señor nos propone”.

La nota del dicasterio concluye indicando que “Mons. Fernández animó a insistir en los caminos de acompañamiento personal con las personas heridas. El objetivo principal, sin embargo, es siempre el mismo: fortalecer el amor, tenemos que dedicarnos más a ello”.

Las orientaciones de los obispos de Buenos Aires

En septiembre de 2016 los obispos de la región pastoral de Buenos Aires (Argentina), prepararon un escrito, dirigido a sus sacerdotes, titulado “Criterios básicos para la aplicación del capítulo VIII de Amoris Laetitia” que busca “acordar algunos criterios mínimos” sobre “el posible acceso a los sacramentos de algunos ‘divorciados en nueva unión'”.

La guía de los obispos bonaerenses fue enviada al Papa Francisco, quien aseguró entonces en una carta de respuesta que el documento “es muy bueno y explicita cabalmente el sentido del capítulo VIII de Amoris Laetitia”.

No hay otras interpretaciones“, aseguró el Santo Padre, expresando que la guía “hará mucho bien”.

La carta que envió el Papa a los obispos fue incluida en 2017 en el Acta Apostolicae Sedis (Actas de la Sede Apostólica) de la Santa Sede, es decir, en el archivo histórico de las normas y los documentos pontificios. Para diversos teólogos, esto no implica un cambio en la doctrina ni en la disciplina de la Iglesia.

De hecho, en sus orientaciones, los obispos de Buenos Aires precisaron que “no conviene hablar de ‘permisos’ para acceder a los sacramentos, sino de un proceso de discernimiento acompañado por un pastor”.

“Este camino no acaba necesariamente en los sacramentos, sino que puede orientarse a otras formas de integrarse más en la vida de la Iglesia: una mayor presencia en la comunidad, la participación en grupos de oración o reflexión, el compromiso en diversos servicios eclesiales, etc.”, explicaron.

Las orientaciones indican además que “cuando las circunstancias concretas de una pareja lo hagan factible, especialmente cuando ambos sean cristianos con un camino de fe, se puede proponer el empeño de vivir en continencia“.

“Si se llega a reconocer que, en un caso concreto, hay limitaciones que atenúan la responsabilidad y la culpabilidad, particularmente cuando una persona considere que caería en una ulterior falta dañando a los hijos de la nueva unión, Amoris Laetitia abre la posibilidad del acceso a los sacramentos de la Reconciliación y la Eucaristía. Estos a su vez disponen a la persona a seguir madurando y creciendo con la fuerza de la gracia”.

Sin embargo, advirtieron los obispos, “hay que evitar entender esta posibilidad como un acceso irrestricto a los sacramentos, o como si cualquier situación lo justificara. Lo que se propone es un discernimiento que distinga adecuadamente cada caso”.

El documento explica a los sacerdotes que “puede ser conveniente que un eventual acceso a los sacramentos se realice de manera reservada, sobre todo cuando se prevean situaciones conflictivas”.

“Pero al mismo tiempo no hay que dejar de acompañar a la comunidad para que crezca en un espíritu de comprensión y de acogida, sin que ello implique crear confusiones en la enseñanza de la Iglesia acerca del matrimonio indisoluble”, señalaron los obispos de Buenos Aires.

Puede leer las orientaciones completas AQUÍ.

 

 

 

 

 

 

 

 

FUENTE: ACI PRENSA