Inicio Noticias Fe y Religión Cardenal Zen y legisladores de EEUU conmemoran masacre perpetrada en China hace...

Cardenal Zen y legisladores de EEUU conmemoran masacre perpetrada en China hace 32 años

248

El Obispo Emérito de Hong Kong (China), Cardenal Joseph Zen Ze-kiun, oró el viernes por las víctimas de la masacre de la Plaza Tiananmen en el 32 aniversario de su fallecimiento.

También pidió justicia en su homilía pronunciada durante una Misa conmemorativa el viernes 4 de junio, según informó AsiaNews.

“Nos negamos a ser pesimistas. No seremos desilusionados. En memoria de los muertos, los asesinados hace 32 años, nuestra oración también es que el Señor guíe a los gobernantes a caminar por el camino de la justicia y la paz”, dijo el Cardenal Zen.

El 4 de junio de 1989, el gobierno mató a manifestantes chinos después de casi dos meses de protestas a favor de la democracia en la Plaza Tiananmen de Beijing. El gobierno chino mató a los manifestantes con tanques y disparos. Aunque el régimen afirmó que 241 personas murieron y 7.000 resultaron heridas, un cable diplomático del embajador británico en China en ese momento indicó que al menos 10.000 personas murieron.

Las autoridades de Hong Kong, por segundo año consecutivo, han reducido los eventos planificados para conmemorar la masacre, supuestamente por razones relacionadas con la pandemia. En 2020, miles desafiaron a la policía para que participara en las conmemoraciones. Siete iglesias en Hong Kong habían planeado vigilias con velas para conmemorar la masacre.

Las autoridades de China continental han tomado un mayor poder en Hong Kong, después de la imposición de una ley de seguridad nacional en la región en 2020.

El Cardenal Zen dijo el viernes que la masacre puede “alejarse gradualmente de nosotros, pero parece reaparecer ante nuestros ojos”.

Los políticos estadounidenses de ambos lados del espectro político también hablaron sobre el aniversario de la masacre.

“Estas personas tenían una petición noble y sencilla: reconocer y respetar nuestros derechos humanos, que están consagrados en la Declaración Universal de Derechos Humanos”, dijo el Secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, sobre los manifestantes de Tiananmen.

“En lugar de atender esta solicitud con dignidad y un debate abierto, las autoridades de la República Popular China respondieron con violencia”, indicó.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, emitió un sentimiento similar, diciendo que “el 4 de junio es una fecha que está, y siempre debe estar, grabada en la conciencia de todas las personas amantes de la libertad”. Se refirió a la masacre como “horrible”.

“Si bien China ha cambiado durante la última generación, el terrible historial de derechos humanos de su gobierno no lo ha hecho. La comunidad internacional debe continuar hablando enérgicamente, con una sola voz, en defensa de todos los perseguidos por Beijing: los tibetanos, cuya religión, cultura e idioma, Beijing está tratando de borrar brutalmente; el pueblo de Hong Kong, cuyos derechos básicos se aplastan a diario; los uigures, sujetos a una campaña de genocidio; y los innumerables activistas inocentes de derechos humanos que languidecen en celdas de prisión en el continente”, dijo Pelosi.

Pelosi ha pedido un boicot diplomático de los próximos Juegos Olímpicos de Invierno de 2022, programados para celebrarse en Beijing.

“El mundo no puede actuar como si no hubiera nada de malo en celebrar los Juegos Olímpicos en un país que perpetra el genocidio y comete violaciones masivas de derechos humanos. El silencio sobre este tema permite los abusos de China”, dijo.

El congresista Chris Smith, hablando en la ceremonia de inauguración del Salón Conmemorativo de las Víctimas del Comunismo, dijo que los estadounidenses deben volver a comprometerse “con la libertad de todos los hombres, mujeres y niños que viven en China”.

“Debemos atrevernos a tener esperanza, nunca cansarnos de hacer el bien y trabajar tenazmente por ese día mejor, completamente convencidos de que la crueldad, depravación y gobierno egoísta del Partido Comunista Chino no tiene por qué ser para siempre”, dijo Smith.

Smith agregó que “Estados Unidos debe ser un líder que defienda una mayor libertad y democracia, imponiendo sanciones a los cómplices de la corrupción y los abusos, incluido el uso ampliado de las sanciones de la Ley Magnitsk”.

“Una China democrática, que respeta los derechos humanos y se rige por el estado de derecho, no representa una amenaza para su propia gente, la región o el mundo. Creo que algún día China será libre”, concluyó Smith.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.

 

 

 

 

 

 

FUENTE: ACI PRENSA