Inicio Noticias Internacional El estado australiano de Victoria relaja las restricciones, mientras suben los casos...

El estado australiano de Victoria relaja las restricciones, mientras suben los casos en Sídney

165

CANBERRA/SÍDNEY, 27 jul (Reuters) – El estado australiano de Victoria dijo el martes que levantará un estricto confinamiento tras reducirse la propagación del coronavirus, mientras que la vecina Nueva Gales del Sur se enfrenta a una ampliación de las restricciones después de que los nuevos casos diarios alcanzaran un máximo de 16 meses.

Más de la mitad de los casi 26 millones de habitantes de Australia han permanecido confinados en las últimas semanas después de que un brote de la variante delta, altamente infecciosa, se instalara en la capital de Nueva Gales del Sur, Sídney, y se extendiera a tres estados.

Nueva Gales del Sur ha informado de 172 casos de COVID-19 en las últimas 24 horas, frente a los 145 de un día antes, y al menos 60 han estado en contacto con otras personas mientras eran infecciosos.

La primera ministra de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian, dijo que esta semana se decidirá si se prolonga el confinamiento de cinco semanas. Sin embargo, dado que menos del 13% de la población del estado está totalmente vacunada, se espera que se mantengan las restricciones.

Por el contrario, el estado de Victoria dijo que la mayoría de las restricciones impuestas el 15 de julio se eliminarán a partir del miércoles, tras registrar solo 10 infecciones de personas que ya estaban en cuarentena.

Los 5 millones de residentes de Victoria podrán ahora salir libremente de sus casas y las escuelas volverán a abrir, aunque no se permitirá que los hogares reciban visitas.

Australia Meridional dijo que también levantará el confinamiento el miércoles después de haber registrado cero casos de COVID-19 en las últimas 24 horas.

Los confinamientos han aumentado la posibilidad de que Australia registre su segunda recesión en dos años, aunque el ministro de Hacienda, Josh Frydenberg, dijo el martes que hablar de esto era prematuro.

Frydenberg dijo la semana pasada que se espera que la economía del país, de 2 billones de dólares australianos (1,5 billones de dólares), muestra una contracción en las cifras del PIB, y que los confinamientos cuestan unos 300 millones de dólares australianos diarios.

El rápido rastreo de contactos, las estrictas normas de distanciamiento social y los cierres han ayudado a Australia a mantener bajas las cifras de COVID-19, con algo menos de 33.100 casos y 920 muertes desde que la pandemia apareció por primera vez a principios de 2020.