Inicio Análisis político Columnista MPV En Política; Punto y coma. AMLO está en la recta final,...

En Política; Punto y coma. AMLO está en la recta final, y Ricardo Anaya también.

1165

 

Por Lic. M. Aarón Rito Betancourt.

Después del segundo debate, Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya Cortés, protagonizaron un enfrentamiento no sólo verbal, sino hasta corporal. Saltaron los dimes y diretes. Obrador aseguró que Anaya es corrupto, y Anaya aseguró que Obrador es hipócrita. Argumentos de ambos sobraron.

De López Obrador Andrés Manuel; Sus adversarios y acérrimos enemigos político electorales, aunque en silencio, pero ya, empiezan a mirar cabizbajos previendo el resultado, incluso están asintiendo con la cabeza y reflexionando sobre el “Casi seguro” triunfo del Lic. Andrés Manuel López Obrador este primero de julio de 2018. Este “Casi seguro” solo podría ser frenado por las posibilidades reales de quien le pisa los talones en la carera presidencial, Ricardo Anaya Cortés.

Desde la interpretación socio política se desprenden las señales inequívocas, de un sistema político mexicano que se encuentra dividido en sí mismo, en el que sus principales actores (políticos, empresarios, artistas, supuestos miembros de la mafia del poder y de la delincuencia organizada, etc) se trasladan y transmutan de un partido a otro, de una oportunidad a otra, y quizás de una una intrépida hazaña a un oportuno acomodo. El sistema se ha abierto desde adentro, como presintiendo la cesárea necesaria, donde la lucha es por parir a fuerza, uno de entre los dos proyecto de gobierno que lograrán llegar a la final. Esa es la realidad en México, la cosa es entre Andrés Manuel y Ricardo Anaya.

A pesar de meter, de última hora al mentando Carlos Alazraky como su publicista y querer relanzar a José Antonio Meade y al PRI, lo cierto es que Meade y el priismo están socavados, su embrión no desarrolló, a razón de que dejaron pasar a sus tecnócratas y científicos políticos a querer hacer la chamba de operadores, lo cual es ya un fracaso total en los resultados proselitistas, ahí está claro que solo les queda apostar por mover la maquinaria a través de sus gobernadores y alcaldes afines. En el PRI de Meade, la falla fue que desplazaron a líderes todo terreno, hicieron a un lado a los priistas claves que ganan elecciones con sus recorridos a pie, a esos que tiene el discurso persuasivo y motivador, dejando en manos de fifis y pirruris lo que solo un priista líder que suda la camiseta sabe hacer, ganar elecciones.

De el bronco Jaime Rodríguez Calderón, en verbo, se agiganta, sin embargo en sustantivo le falta líderes y estructuras operativas y de organización social en cada estado, lo cual hace que su campaña no se proyecte en una realidad competitiva.

Después de este segundo debate, se refuerza la idea de que más allá de los proyectos y su viabilidad, el mexicano palpa que entre los dos punteros, el de la Coalición Juntos Haremos Historia (MORENA, PT, PES) y la Coalición Por México al Frente (PAN, MOVIMIENTO CIUDADANO, PRD) saldrá el próximo Presidente de México. De esto ya no hay duda.

Por eso, siendo sensatos, es de reconocerse que Andrés Manuel López Obrador con su operación suma a diestra y siniestra, le está dando resultado y muy buenos resultados, incluso reflejados según las encuestas en un primerísimo lugar sin sobresaltos, y por ende se mantiene como favorito, de hecho hasta en las apuestas de las Vegas Nevada aparece como tal. Asimismo y al igual que para Ricardo Anaya, que con su discurso anti PRI, anti Peña y anti retorno al pasado, lo hacen en un segundo lugar en las encuestas, tener una vigencia para disputarle con seriedad la elección a AMLO.

Esta final cardiaca, entre los liderazgos del sistema, es muy a pesar de que el PRI en cada Estado de la República, de manera proselitista defiende y pellizca hasta el último pedazo de territorio electoral, buscando afianzarse en posibles triunfos con diputados y senadores, que le permita como partido tener un contrapeso con la capacidad de negociación a favor de sus intereses. Sin embargo la componenda del voto diferenciado, y las artimañas de liderazgos que juegan a doble cara, puede que hasta los partidos pequeños le den de nalgadas al PRI nacional. Ante un resultado totalmente desbastador electoralmente para el PRI, éste tendría la gran oportunidad de renovarse desde adentro, y sacudirse desde afuera, sacudirse pues de esa tecnocracia sin militancia que lo doblegó en los últimos años.

El sistema político mexicano está transitando entre dolores de parto, lucha Caín y Abel por salir airosos de tan jaloneado proceso electoral. El número uno, favorito en las encuestas, sabe que de su talón del pie izquierdo, se ha colgado la mano de derecha de su acérrimo numero dos de las encuestas.

El triunfo dependerá de muchos factores interesantes, uno entre ellos y el más sencillo, es que los votantes (en el que sus candidato no tiene posibilidades de ganar) no tirarán a la nada sus voto, sino que analizarán posibilidades reales, votarán de acuerdo a sus intereses, y es ahí donde la elección se puede tornar cerrada y de apertura a conflictos pos electorales.

Razón por las que los seguidores de Meade, así como los simpatizantes de El Bronco, y de la ahora ex candidata Margarita, tienen ahora ya la posibilidad real de influir y de hacer ganar a un Andrés Manuel López Obrador o a un Ricardo Anaya Cortés, ésa es la realidad.

El PRI nacional y su candidato José Antonio Meade Kuribreña no estarán en la final de finales, a menos que el sistema de justicia mexicano abone con una ayudadita exprés para detener al segundo lugar en las encuestas. Se sabe que existe esa posibilidad de generar una persecución jurídica contra Ricardo Anaya, más allá, de que si es adecuada o no, lo cierto, que si esta persecución Jurídica se hace desde las estructuras judiciales con el aval del Poder político mexicano, aún con el objetivo de aplicar la ley, no quedaría para el común del pueblo mexicano, del todo claro que sea por razones netamente de justicia, a razón de estar a un paso de terminar el proceso electoral federal 2018.

La renuncia de Margarita Zavala es sin duda algo que si afectará a unos y beneficiará a otros, los mayores beneficiados son sus seguidores que como ella dijo, quedan en libertad de votar en libertad por quien ellos decidan.

Ahora estamos entrando a la última etapa de la campaña presidencial, donde los candidatos tendrán que ser más contundentes en sus convencimientos y argumentos, el electorado final es, el que aún está por decidir su voto. Es cuanto. Correo: [email protected]

——————–Fin del editorial———————–.

———————————————————-..

Con un atento y muy cordial saludo. Abogado. Miguel Aarón Rito Betancourt. Mtro. DC.