Inicio Noticias Internacional Israel-Palestina: “El desmantelamiento sistemático de la asistencia sanitaria debe terminar”

Israel-Palestina: “El desmantelamiento sistemático de la asistencia sanitaria debe terminar”

157

Tras completar una misión para examinar el grado de destrucción del hospital Al-Shifa (el mayor de Gaza) por parte de las fuerzas israelíes, la agencia sanitaria señala que el centro está completamente inoperativo, reduciendo aún más el acceso a la asistencia sanitaria vital en el enclave.

Mientras la Organización Mundial de la Salud (OMS) conmemora el Día Mundial de la Salud este domingo bajo el lema Mi salud, mi derecho, advierte que este derecho básico está totalmente fuera del alcance de los civiles de Gaza.

Tras dirigir una misión con varias agencias este viernes para visitar el hospital de Al-Shifa, en el norte de Gaza, y examinar su grado de destrucción por una ofensiva israelí de varias semanas, la agencia sanitaria concluyó que el centro ha quedado fuera de servicio y el acceso a la atención sanitaria es ahora “totalmente inadecuado”.

La misión, de gran complejidad, se llevó a cabo en colaboración con el director en funciones del hospital.

Antes de la misión, los esfuerzos de la agencia por llegar al hospital para evacuar a los pacientes y al personal y realizar una evaluación se vieron denegados, retrasados o impedidos en seis ocasiones entre el 25 de marzo y el 1 de abril.

Un cascarón vacío

Como la mayor parte del norte, el Hospital Al-Shifa “es ahora un cascarón vacío tras el último asedio”, dijo la OMS, donde no quedan pacientes.

“La mayoría de los edificios están muy dañados o destruidos y la mayor parte del equipamiento está inutilizable o reducido a cenizas”.

El equipo afirmó que la magnitud de la devastación ha dejado el centro completamente inoperativo, reduciendo aún más el acceso a la asistencia sanitaria vital en Gaza.

“El restablecimiento de una funcionalidad mínima a corto plazo parece poco plausible y requerirá esfuerzos considerables para evaluar y limpiar el terreno de artefactos explosivos sin detonar a fin de garantizar la seguridad y la accesibilidad”, ha declarado la agencia.

Los edificios de urgencias, cirugía y maternidad del hospital están muy dañados por los explosivos y el fuego.

Se han quemado al menos 115 camas de lo que era el servicio de urgencias y se han destruido 14 incubadoras de la UCI, entre otros bienes. Es necesaria una evaluación en profundidad por parte de un equipo de ingenieros para determinar si estos edificios pueden ser seguros para su uso futuro.

La planta de oxígeno del hospital ha quedado destruida, dejando al hospital Kamal Adwan como única fuente de producción de oxígeno médico en el norte. Es esencial una evaluación más exhaustiva para evaluar la funcionalidad de equipos vitales como escáneres de tomografía computarizada, ventiladores, dispositivos de esterilización y equipos quirúrgicos, incluidos instrumentos quirúrgicos y dispositivos de anestesia, informó la agencia.

Se han cavado numerosas fosas poco profundas a las afueras del servicio de urgencias y de los edificios administrativos y quirúrgicos, señaló la agencia.

“En la misma zona, muchos cadáveres estaban parcialmente enterrados con sus extremidades a la vista. Durante la visita, el personal de la OMS fue testigo de al menos cinco cadáveres que yacían parcialmente cubiertos en el suelo, expuestos al calor” con “un penetrante olor a cadáver en descomposición que envolvía el recinto del hospital”.

“Salvaguardar la dignidad, incluso en la muerte, es un acto indispensable de humanidad”, añadió la agencia.

Según el director en funciones del hospital, los pacientes estuvieron retenidos en condiciones pésimas durante el asedio. Soportaron una grave falta de alimentos, agua, atención sanitaria, higiene y saneamiento, y se vieron obligados a reubicarse entre edificios a punta de pistola.

Según los informes, al menos 20 pacientes murieron debido a la falta de acceso a la asistencia y a los limitados movimientos autorizados al personal sanitario.

Retrasos innecesarios

La misión del viernes sufrió importantes retrasos en el puesto de control militar de camino al hospital Al-Shifa. El mismo día, otra misión dirigida por la OMS con destino a los hospitales de Al-Awda y Kamal Adwan, en el norte de Gaza (para entregar suministros médicos, combustible, desplegar equipos médicos de emergencia y apoyar la derivación de pacientes críticos) sufrió retrasos innecesarios, incluida la detención de un conductor de un camión de suministros que formaba parte del convoy.

Entre mediados de octubre y finales de marzo, más de la mitad de las misiones de la agencia sanitaria han sido denegadas, retrasadas, obstaculizadas o aplazadas. “A medida que aumentan las necesidades sanitarias, la falta de un sistema funcional de desconflicción es un obstáculo importante para la entrega de ayuda humanitaria a la escala necesaria”, declaró la agencia sanitaria de la ONU.

La destrucción del Hospital Al-Shifa y del Complejo Médico Nasser en la ciudad meridional de Khan Younis el mes pasado, “ha roto la columna vertebral del ya debilitado sistema sanitario”.

“El acceso a la atención sanitaria en Gaza se ha vuelto totalmente inadecuado, y la capacidad de ayuda de la OMS y sus asociados se ve constantemente perturbada y obstaculizada”, afirmó la agencia.

De los 36 hospitales principales que solían atender a más de dos millones de gazatíes, sólo 10 siguen funcionando de algún modo, con graves limitaciones en los tipos de servicios que pueden prestar.

La invasión de Rafah tendría “consecuencias sanitarias inimaginables”

Cualquier incursión militar en Rafah, donde se refugian casi 1,5 millones de personas, sólo puede provocar una mayor pérdida de asistencia sanitaria y tendría consecuencias sanitarias inimaginables.

“El desmantelamiento sistemático de la asistencia sanitaria debe terminar”, afirmó la OMS.

También exigió la apertura de más pasos fronterizos terrestres, como Israel ha indicado que estaba dispuesto a hacer tras una llamada con la Casa Blanca a principios de semana, para permitir el acceso a Gaza y a través de ella de forma más segura y directa.

Boletín de prensa de la ONU