Inicio Noticias Nacionales Rozaduras entre brechas generacionales; López Obrador, Loret De Mola.

Rozaduras entre brechas generacionales; López Obrador, Loret De Mola.

790

El Presidente ¨maduro¨ por su edad,  Andrés Manuel López Obrador y el ¨joven¨ periodista Carlos Loret De Mola, se ponen en la miran nacional, cada quien en defensa de su libre forma de pensar y creer, sobre todo en lo que respecta a el cómo deben ser, o cómo son las cuestiones de la política en México.

Ambos personajes en comento son del Sur de México, uno del Estado productor de Plátano; Tabasco, y el otro nacido en el Estado henequenero de Yucatán. Tanto AMLO como Loret de Mola, son generacionalmente distantes, forjados en diferentes trincheras.

López Obrador nace como político en un PRI de los setentas, medio florece su carrera dentro de ese PRI ochentero hasta que decide abandonarlo y transitar por el PRD donde alcanza ser el presidente nacional del PRD y a la postrer Jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal hoy Ciudad de México.

Carlos Loret de Mola,  es un alfil y empleado formal del periodismo de la otrora poderosa Televisa, hoy una empresa de comunicación mermada por la libre competencia del mercado e incluso para muchos seguidores de AMLO, suelen denominarla en redes sociales ¨Telerisa¨, secundando así su incomodidad de la llamada izquierda ante la forma de  ¨informar¨ particularmente de Carlos Loret de Mola.

Dicen los que sabe que la prudencia es una viejita sabia, que evita la confrontación desgastante, sobre todo en política. Y que la irresponsabilidad es un impulso juvenil al calor del carácter. Sin embargo con López Obrador y Loret de Mola esto parece invertirse. Quien debiera ser prudente se vuelve impulsivo, y quien debiera ser impulsivo de pronto parece razonar mejor sus dichos que saben van a lastimar el ego y el orgullo del político que hoy es Presidente electo de México.

Carlos Loret De Mola, puso a AMLO nuevamente en la esfera vulnerable, les confirmó y les recordó a los comunicadores de este país, que más allá de que cumpla o no sus promesas de pre-campaña, de campaña y de post-campaña que suele hacer Andrés Manuel López Obrador sin mayor menoscabo, éste político de la llamada ¨vieja guardia¨, es más vulnerable en su carácter y en sus propias ideas cuando alguien osa contradecirlo.

Si bien es cierto que AMLO sabe bien que se enfrenta a una mafia del poder comandada por empresarios a los que él mismo AMLO ha identificado y hasta vituperado en campaña, hoy el mismo AMLO, deben comprender que son parte del sistema político mexicano, no de la corrupción claro, pero si son ya parte del mismo sistema que legitima con legalidad su ascenso ¨morenista¨ al Poder después de tres intentos por alcanzar la anhelada Presidencia de la Republica, que hoy la tiene en la mano el tabasqueño.

López Obrador sabe o debiera entender que sus enemigos ya no lo son como en campaña, hoy así como perdonó a muchos políticos cuestionados en el pasado, y hasta los premió con Senadurías, Diputaciones Federales y que ha anunciado que algunos hasta Secretarios de Estado serán, pues los que no se la jugaron con él en este juego democrático, son ahora y se han vuelto sus contrapesos naturales en su futura administración pública.

Loret De Mola sabe, que, quien gobierna es vulnerable y a diferencia de las campaña prometedoras y soñadoras, ser gobierno en funciones convierte a un político en presa fácil de los medios de comunicación para ser exhibidos por sus incongruencias, por sus incumplimiento y hasta por su vida pública y privada cuando ésta sea factor de mal ejemplo ante una sociedad que está acostumbrada a líderes en escala casi de héroes.

Sería interesante preguntarle a Lázaro Cárdenas Batel, (nieto del General Lázaro Cárdenas del Río) si su función de Coordinador de Asesores es decorativa o en verdad AMLO se dejará orientar, porque un pleito entre el futuro mandamás de México y un periodista por muy ¨pregonero¨ que sea, no deja de ser este último un comunicador en ejercicio de su libre expresión.