Inicio Análisis político Colaboradores ¿Yucatán inmaculado?, por Miguel Hernández. La Visión de Caronte.

¿Yucatán inmaculado?, por Miguel Hernández. La Visión de Caronte.

1280
0

miguel hernandez vision de caronte 1 junio 2015Los primeros días de 2016 han transcurrido con languidez, desencanto e incertidumbre en una sociedad yucateca donde mayormente se desbordaba optimismo pero que ahora parece desarrollarse en peligrosa inercia y desinterés.
Además de la ya tan conocida cuesta de enero, que por “tradicional” ya nadie se espanta, nos encontramos con un clima de violencia matizado por asaltos, robos a casa habitación, homicidios y ajustes de cuentas entre miembros de pandillas del comercio informal que han operado durante años en pleno centro de la ciudad y en las colonias, sin que la autoridad se haya enfocado en pleno para erradicarlos; vamos, es más efectivo y contundente el Sistema para perseguir y localizar a los contribuyentes fiscales, que para abatir la actividad de vendedores piratas, narcomenudistas o asaltantes.
Lo ocurrido el sábado a las puertas del Bazar San Juan, en pleno centro de la ciudad, no debe ser visto de manera simple. Según dio a conocer la Fiscalía General del Estado, un joven de 17 años de edad fue acuchillado por la espalda por dos sujetos quienes lo habían ido a esperar. Los presuntos agresores, ya detenidos y consignados, tienen 18 y 16 años de edad respectivamente. Todos ellos habitantes del sur profundo.
La lectura rápida mueve a pensar que se trata de efectos simples de descomposición familiar y pérdida de valores, etiquetas que tanto se han colgado a las colonias del sur profundo. También se habla de “pobreza”. Sin embargo hay un aspecto que no debe ser dejado a un lado: se señala también que es parte de viejos pleitos entre bandas rivales de vendedores de discos piratas de audio y video.
De todos es sabido que la piratería existe en Mérida y en diversos municipios de la entidad. Ya no son aquellos discos grabados en un equipo doméstico y comercializado artesanalmente. Se trata de discos copiados en estudios, con carátulas y empaques vistosos, que se venden abiertamente, en locales comerciales y hasta en las aceras, pagando al Ayuntamiento los correspondientes derechos de piso y licencia comercial (esto último en algunos casos).
Hablar de grupos rivales es referirse a una actividad organizada que ha crecido y que maneja fuertes sumas de dinero, lo que permite que quienes controlan ese negocio acumulen una riqueza respetable, con sus empleados “ganando bien”, porque tienen un trabajo o desempeñan una actividad que les permite sostenerse.
Vivir al margen de lo legal, permite desarrollar un sentimiento de impunidad, que poco a poco va creciendo hasta perder todo rastro de respeto hacia la sociedad y hacia sus semejantes, hasta llegar al robo, a la agresión y al homicidio.
No. No se trata de decir que lo ocurrido frente al Bazar San Juan fue una riña entre vendedores piratas. Eso es sólo la punta del iceberg. Hay mucho más debajo, que implica la existencia de una mafia dedicado a un comercio ilegal y que contribuye a esa crisis y desaparición de valores que conduce a la violencia en una sociedad cada vez más desesperada por sus bajos ingresos, falta de empleo formal y desconfianza hacia sus autoridades.
Ojalá que 2016 no siga como está empezando, porque para ser Yucatán y Mérida, lugares tranquilos y seguros, el color rojo no le sirve para mantenerse con un traje blanco de paz y concordia.
Hasta la próxima…