Inicio Análisis político Alejandro López Munguía 7 Para dirigir al PRI de Yucatán.

7 Para dirigir al PRI de Yucatán.

11408
0

Se acabaron los tiempos de la bonanza. Se acabaron los tiempos de los apoyos a fondos perdidos. El PRI y los priístas dejarán de contar con gobiernos que alimentaban a sus cuadros, liíderes y dirigents de apoyos económicos para movilizarlos. Será interesante ver cómo se moviizan las masas en el PRI sin dinero y sin apoyos.

7 priístas para dirigir al PRI

En medio de la gran disputa que significa tener un nuevo dirigente en la directiva estatal del PRI en Yucatán, es necesario considerar algunas cosas como el perfil del nuevo líder del partido que será oposición durante al menos seis años constantes y tronantes. Veamos:

El PRI necesita un político de lucha. Inteligente, capaz de entender las circunstancias y exigencias de las diversas situaciones de vida política que se vivirán durante ese periodo. Debe poseer el oficio político suficiente para conducir al priísmo caído hacia el sacrificio que representa el ya no tener recursos económicos para apoyarlos ni siquiera en lo mínimo. No será fácil conducir a un priísmo que no entenderá que ya no tendrá el apoyo de sus diputados o dirigentes o funcionarios como ahora, a los que les piden el apoyo y como sea, éstos se los dan o al menos una ayuda les proporcionan. No es cosa fácil ser líder de un priísmo que vivirá de rodillas por la falta de poder político.

El PRI necesita un político que tenga filosofía de vida política, porque de lo contrario lo único que saldrá de su boca serán arengas y peroratas. No es fácil influir en el ánimo de la gente que en muchas ocasiones futuras pedirá y será regresada a casa con un “ya no hay estimada”.

Muchos priístas se irán a Morena. No por traidores sino porque el PRI ya no tiene capacidad de respuesta. Ni siquiera saben decir por qué perdieron.

LOS SIETE QUE PODRÍAN SER.

Panchito Torres.- Lleva años de sufrimiento. De intenso sufrimiento y de enorme dolor por la clavada que el mismo Gobernador Rolando Zapata le dio. Fue un verdadero crucificado. Si alguien le tuvo mala vibra a Panchito fue precisamente el mandatario, que se va en medio del enojo y el rechazo de los “panchistas”. El pronto ex diputado federal por el PVEM quiere ser el presidente del PRI para no morir políticamente, porque el romanticismo se murió hace mucho. No hay recurso, y aunque la percepción es que tiene mucho dinero propio, durante la campaña de su compadre Sahui no la puso a jugar. Vamos a ver si aguantará los seis años de joda y de sacrifico, porque la gente es más cabrona cuando se va con las manos vacías.

Pablo Gamboa.-Si él fuera mi hijo de plano le diría no lo hagas. No busques la presidencia del PRI ahora. Sería tu muerte política, mejor avienta a otro, lo manejas, digo, lo orientas y lo ayudas. Supongo que Pablo no sabe lo que significa jalar la carreta en tiempos de gran desánimo y de venganzas con la espada desenvainada. Claro que dinero tiene y de sobra para satisfacer las múltiples extendidas de mano. Por lo demás será una bonita aventura verlo liderar un partido cojo, manco, mocho, porque a pesar de estar derrotado y hundido, sigue destrozándose internamente. A Pablo no le conviene ser el dirigente. En todo caso, debe construir por fuera las condiciones para que llegado su momento le ofrazcan la candidatura, porque en caso contrario, nunca será gobernador.

Walter Salazar Cano. Es uno que tiene el perfil. Es hombre de lucha, viene de abajo, no es de abolengo, no es FIFÍ. Aunque sí hay que mencionarlo, es un hombre que muchos quisieran verlo a tiro para apedrearlo. Es de los personajes que generan radicalismo puro. Es un conocedor de la grilla interna. Sabe y conoce perfectamente a cada priísta. Es gente de Víctor Caballero incondicional y eso ya es una losa en la espalda. Sin duda, Walter va a tener que luchar duro contra los FIFÏS porque no lo quieren. De entrada los “encumbrados” no lo verán con buenos ojos, sin embargo, la aristocracia priísta está en extinción. Lo que queda son los románticos y los que no saben a donde correr. Con esos si sabe hacer bien los amarres, seguro llega.

Eloy Quiróz. En una ocasión nos cuenta, le metió dinero a las aspiraciones de Rolando Zapata cuando éste buscaba con todo alcanzar sus objetivos. Eloy sabe venir de abajo. Es de los de abajo. Es un hombre serio, que ama a su partido y que está buscando rescatar sus valores. Es un priísta que sabe emocionar y que conoce bien a su gente. Es generoso y no le tiembla la mano para reconocer un error. Eloy parece ser el indicado pues sabe acompañar a sus pares. La lucha es titánica, porque el Pritanic se hundió. Hay que remolcarlo y llevarlo a la orilla, reconstruirlo y luego ponerlo en circulación de nuevo. Eso es tarea de gigantes, que no parecer llegar a suceder en un futuro inmediato.

Jorge Carlos Berlín Montero.- Es el priísta yucateco mejor ubicado en la esfera política estatal. Hombre de intachable perfil. Solidario y bien querido. Viene de abajo y desde esa posición ha construido una fama positiva. Su prestigio lo acompaña. Es un hombre conocido y bien reconocido. Su capacidad de diálogo le permite ser un baluarte del prismo estatal. Sus principales enemigos son los que hicieron posible la derrota de Sahui y más aún, los que entregaron el poder a manos de la derecha.

Karla Franco. Es una mujer con talento para luchar desde esa trinchera. Tiene un perfil idóneo, es joven, es cordial, tiene formas y no estará sola. Quienes confiaron en ella para hacerla primero Líder de la CNOP, y diputada estatal después, tienen en ella aun buen prospecto. Karla tiene los argumentos para dialogar con los priístas y suavizar el tema de las traiciones internas. Es una mujer llena de vida, que podría ser un aire refrescante para la sufrida vida que le espera al PRI.

Carlos Capetillo Campos. Don Carlos es un elemento de la vieja guardia que tiene una vida política suficiente para encauza al PRI hacia un mejor existir. Al PRI le hace falta sabiduría, la que Don Carlos podría generar al convocar a la reflexión permanente y sincera. Es una posibilidad seria, porque ahora que el país va a ser gobernada por un hombre mayor, los jóvenes no lo van a poder entender con facilidad y cuando comprendan la jugada, ya se lo habrá comido. No tiren en saco roto esta mención.

Existen otro políticos que han dejado sentir su nombre, como Ricardo Bejar, Fernando Romero Ávila, Antonio Sosa, Lucelly Alpizar. Todos ellos gente de bien, que les gustaría ser nominados y que cuentan con todo el derecho a levantar la mano.

Lo cierto es que en este momento no se siente la angustia en todo su esplendor. Eso llegará cuando Rolando Zapata entregue el gobierno y empiecen los despidos por todos lados y entonces llegue el tiempo de las venganzas.

No falta mucho. Y para ello el Priísmo necesitará un líder que enfrente esto con aplomo, sabiduría y solvencia.