Inicio Análisis político Columnista MPV Eviten toda clase de avaricia

Eviten toda clase de avaricia

195

HOMILÍA

XVIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Ciclo C

Ecl 1, 2; 2, 21-23; Col 3, 1-5. 9-11; Lc 12, 13-21.

 

“Eviten toda clase de avaricia” (Lc 12, 15).

 

In láak’e’ex ka t’aane’ex ich maya kin tsikike’ex yéetel ki’imak óolal. Bejla’e’ u Ma’alob Péektsil Yuumtsile’ ku ya’alik to’on yo’olaj le k’eebano’, le ts’u’utilo’, ku beetik u yaantal u láak’ k’eebano’ob je’e bix ts’íibolal, le ookolob tak le kiimbensajo’. Bejla’e’ k’á óoltik ku k’ex u tuukul u laakal k’aak’as máako’ob utial u náajaltiko’ob u sa’asíip’il Yuumtsil. Bey xan le jalacho’obo’ k’a’abet u beetiko’ob u meyajo’ob pi’is olal!

 

 

Muy queridos hermanos y hermanas, les saludo con el afecto de siempre y les deseo todo bien en el Señor, en este domingo décimo octavo del Tiempo Ordinario, 31 de julio, fiesta de san Ignacio de Loyola.

 

Hoy concluye este mes en el que los obispos, los consagrados, consagradas y los superiores jesuitas mexicanos, invitamos a toda la Iglesia de México a orar por la paz intensamente. Para este último día del mes solicitamos que se haga oración por los autores de toda la violencia e inseguridad en nuestro País.

 

Hoy rezamos, con la oración compuesta en el año 2010 diciendo: “Toca el corazón de quienes olvidan que somos hermanos y provocan sufrimiento y muerte, dales el don de la conversión”. Mucho más que su castigo, lo que los cristianos queremos es su cambio, su arrepentimiento, su convencimiento de que Dios es el único dueño de la vida, ya que nada justifica quitar la vida a un ser humano. Quien reconoce la dignidad de los hijos de Dios sabrá que no se debe atentar contra la vida de los no nacidos (como en el aborto), ni de los enfermos (como en la eutanasia), ni de ninguna persona.

 

La inmensa mayoría de los que se dedican al crimen nacieron en pobreza extrema, con pocas o nulas oportunidades de superación, incluso hasta en ambientes que invitaban a dedicarse al crimen. Llegué a conocer en la frontera norte, a niños que aspiraban a ser algún día como su papá, su hermano mayor o su tío, miembros de una banda. Otros esperaban la oportunidad de vengar a un ser querido.

 

En ellos en general se cumplían las palabras del apóstol Santiago: “Ambicionan lo que no pueden tener y acaban asesinando” (St 4, 2). El afán de dinero termina siendo la causa fundamental del crimen, y el poder del dinero termina por corromper incluso a algunas autoridades. Precisamente la Palabra de Dios en este día nos habla de la avaricia.

 

Pidamos también por todos los que se enriquecen por el negocio de las armas y por toda la corrupción en torno al cruce de ellas a través de nuestras fronteras. Todos los negocios del crimen organizado se vendrían abajo si se acabara el consumo de las drogas que tanto daño hace a las personas, llevándolas a comportamientos inhumanos.

 

Por otra parte, aunque pidamos por la conversión de quienes obran el mal, reconociéndolos como hermanos, esto no quita nuestra convicción de que quienes nos gobiernan tienen la responsabilidad de establecer la justicia y la paz.

 

La primera lectura de hoy, tomada del libro del Eclesiastés llamado también Qohélet, puede dejarnos un sabor un tanto pesimista con su frase: “Vanidad de vanidades, todo es vanidad” (Ecl 1, 2). El pensamiento del mundo nos invita a ser entusiastas, a buscar el éxito y la perfección en todo lo que hacemos, sin embargo, esta palabra pareciera querer desanimarnos.

 

Hoy en día son todo un arte las charlas motivacionales que se dan en muchas empresas, que quieren mover a que los trabajadores den lo mejor de sí mismos tanto en el desempeño de su trabajo como en su atención al cliente. Hay oradores que realmente mueven y conmueven a quienes los escuchan hablar con tanto optimismo en la búsqueda del éxito. Tales oradores suelen cobrar altas tarifas por unas horas de motivación. También nos hemos dado cuenta de que, algunos de estos motivadores no muestran tanta congruencia en su vida personal, incluso de algunos casos en que llegan a perder del sentido de la vida y atentan contra ella.

 

Como hombres y mujeres de fe, esta afirmación del Qohélet va más en la línea de no absolutizar las cosas de este mundo, pues son pasajeras y no sabemos cuándo ni a quién las vamos a dejar. En palabras del texto se dice: “Hay quien se agota trabajando… y tiene que dejárselo todo a otro que no lo trabajó” (Ecl 2, 21). También el Salmo 89 que hoy proclamamos, nos invita a darnos cuenta de la caducidad de esta vida al decirnos: “Nuestra vida es tan breve como un sueño; semejante a la hierba, que despunta y florece en la mañana y por la tarde se marchita y se seca”.

 

Aunque nuestra vida continúe un poco más de tiempo, lo que tengo hoy puedo no tenerlo mañana; esto podríamos entenderlo como una invitación para gozar la vida hoy, sin dejar todo lo que es relación, familia, amistad, diversión, descanso y vacación para después. Por supuesto que esto no es una invitación a dejar de trabajar o de proponernos metas, sino más bien a relativizar todo, sin poner en ello todo nuestro corazón, sabiendo que todo puede ser efímero: hoy tenemos mucho y mañana no tenemos nada, pero no por eso hay que perder la paz.

 

En el santo evangelio de hoy, Jesús se incomoda porque un hombre, en medio de una multitud, le pide a Jesús que intervenga para que su hermano comparta con él la herencia que sus padres le dejaron. Seguramente quien se quedó con la herencia era el hermano mayor, que en Israel tenía todas las prerrogativas o privilegios. Este tema es clásico motivo por el cual se dividen las familias hasta el día de hoy.

 

Ojalá nos quedara claro a todos que no hay mayor riqueza que la unidad de la familia, por lo que ninguna cantidad de dinero puede suplir el abrazo de un hermano, ni la convivencia con un sobrino. Que se pierda lo que se deba perder, pero que todos ganemos en la unidad familiar. En todo caso, no es adecuado querer meter a Dios en asuntos de justicia humana, que para eso están los jueces.

 

No faltemos el respeto al Señor queriendo que esté con mi equipo preferido de futbol o en otros asuntos banales. Dios no es árbitro de juegos ni juez en temas de herencias, pero Él espera de nosotros que procedamos con justicia, que no seamos los injustos, que no nos amarguemos por las injusticias que nos cometan y que pongamos los valores superiores por encima del dinero y otros bienes materiales.

 

Jesús continúa en el evangelio de hoy invitándonos a evitar toda clase de avaricia, a hacernos ricos de lo que vale ante Dios, teniendo presente que en cualquier momento el Señor nos puede llamar a su presencia.

 

Aunque de ordinario la segunda lectura no coincide con el tema del Evangelio y de la primera lectura, en este domingo sí tenemos una gran coincidencia, cuando san Pablo dice a los colosenses, al mismo tiempo que Dios nos dice hoy a nosotros: “Puesto que ustedes han resucitado con Cristo, busquen los bienes de arriba, donde está Cristo, sentado a la derecha de Dios. Pongan todo el corazón en los bienes del cielo, no en los de la tierra” (Col 3, 1-2).

 

San Pablo invita también a “dar muerte” a todo lo malo que haya en nosotros: la fornicación, la impureza, las pasiones desordenadas, los malos deseos y la avaricia, pero resaltando además que la avaricia es una forma de idolatría (cfr. Col 3, 5). Recordemos que, en una de las tentaciones del desierto, el diablo lleva a Jesús a un monte muy alto y le muestra todas las riquezas del mundo, diciéndole: “Todo esto te daré si te postras y me adoras” (Mt 4, 9; Lc 4, 6). También se puede idolatrar a una persona, además de que existen otras formas de idolatría, siendo la mayor y más común de todas, la avaricia, que nos lleva a perder la fe, a perder a las personas y a todos nuestros valores, por anteponer nuestro amor al dinero. 

 

Que tengan todos una feliz semana. ¡Sea alabado Jesucristo!

 

 

+ Gustavo Rodríguez Vega

Arzobispo de Yucatán