Inicio Noticias Belleza Trucos para vestir de la manera más elegante

Trucos para vestir de la manera más elegante

376

Para iniciar este artículo debemos partir de un cuestionamiento básico y fundamental: ¿qué es la elegancia?

Se podría pensar que doy aspectos importantes a considerar para definir la elegancia en una persona. En primero se relaciona con la apariencia física que se asocia con el buen gusto, cultiva la distinción que permite que el individuo, sea hombre o mujer, destace del resto de los otros. Como también, es un aspecto actitudinal para hacerse uno presente en un contexto específico.

Ahora bien, si se parte de la premisa de que “nada entra a la mente si no pasa primero por los sentidos“, la construcción de esa actitud sin duda tiene que anteceder la imagen que uno proyecta con su vestimenta, el porte, la gallardía, lo agradable, armónico, delicado, bello, fino que se aleja de lo burdo, grosero, estridente, común o recargado.

¿Cómo puede una mujer vestir de forma elegante?

Habrás sin duda visitado algún sitio web que previamente has consultado y te ha dado diversas alternativas para responder a esa pregunta. Algunos, por intereses más comerciales, enfatizan en la adquisición de buena ropa, especialmente de marca y caras, para verse de manera más elegante relacionando este concepto con alto poder adquisitivo. El principal error de esta postura es que no necesariamente se requiere de grandes recursos para ser elegante. Como se afirmó anteriormente, la elegancia tiene un componente actitudinal que es subjetivo y depende de la proyección personal.

Algunas recomendaciones generales

Pero no se puede descartar la elección de la vestimenta que debe obedecer a las siguientes reglas:

  • Es importante ser consciente del lugar a donde una persona asiste y el tipo de evento al cual se va a participar. Definitivamente no es lo mismo ir a una noche de pijamada entre amigas que asistir a una boda o una ceremonia académica. Aunque cualquiera pudiera pensar que esta recomendación es más que obvia, es recurrente que se olvide lo básico y el problema sea grave al no entonar en el contexto de la situación. Es cierto que hay que destacar y distinguirse, pero no en sentido negativo.
  • Una debe tener cuidado con el estado de la vestimenta. No es cuestión de marca, sino de portar las ropas con decoro, limpieza y orden. No es agradable a la vista una ropa manchada, arrugada o en el peor de los casos con algún elemento roto.
  • Una vez conocido el tipo de lugar y evento para elegir la vestimenta más adecuada y pertinente es necesario elegir aquella que nos permita mejorar visualmente nuestra figura y cuerpo. Habrá mujeres que tendrá la necesidad de reducir espalda ancha y tengan que usar entonces camisetas con cuello redondo, en forma de V o asimétrico, los abrigos y chaquetas deben ser de corte recto o ligeramente entallado o los vestidos con volumen en la parte inferior son un gran aliado. Este es tan solo un ejemplo de una condición que se puede superar con una buena elección de ropa.
  • Sobre el punto anterior hay que igualmente saber elegir el mejor color junto con los accesorios y complementos que son pertinentes y nos ayuden a proyectar una imagen agradable de nosotros mismos.

Al final, si proyectamos una imagen pertinente, limpia y agradable nos fortalecerá el estado de ánimo que refuerza la actitud que proyecta elegancia a los demás.