Inicio Análisis político Enrique Vidales Ripoll Ante las evidencias… actuar con prudencia

Ante las evidencias… actuar con prudencia

652
alt

Miguel Gutiérrez Machado, ante las publicaciones que hoy aparecen en el POR ESTO!, busca defenderse alegando que la documentación que avalan las cantidades que invirtió en la empresa de Cecilia Flores es una filtración de la Procuraduría del Estado.
¡Que cinismo¡ …no hay de otra.
En cualquier otro país del mundo, un trabajo periodístico que destaque la corrupción, no solo con la denuncia de oídas sino con la pura y llana evidencia en documentos, que el mismo YA HA ACEPTADO QUE SUYOS, no solo es digno de reconocerse, sino también, como consecuencia directa provocar la RENUNCIA DE LAS ASPIRACIONES POLÍTICAS DEL ALUDIDO.
Inclusive en países asiáticos, como Japón, se llega al extremo de quitarse la vida ante no poder soportar la vergüenza que significa caer en lo más bajo de la moral.
Pero en la realidad de los hechos no estamos en esos países, sino en México. En una realidad donde el Partido Acción Nacional ha quedado al descubierto en su completa inmoralidad en cuanto a un compromiso contra la corrupción por ser seducido por las delicias del poder.
Miguel Gutiérrez Machado, hasta hace unos días, considerado como la carta más importante del panismo yucateco para sacar a quienes mucho daño les ha hecho al mismo y a la democracia en Yucatán, ha sido exhibido de manera contundente como un sujeto que solo le importó la ganancia fácil. A lo que cualquiera con un poco de sentido común  si siendo así se convierte en una garantía de honestidad para representar a los yucatecos.
Lo más decente para Miguel Gutiérrez Machado es renunciar a su aspiración por la candidatura plurinominal, que por sí misma ya había sembrado muchas suspicacias por inscribirse, que el PAN en su proceso inédito de “designación” concedérsela, para que su silencio, al ser señalado como un principal promotor de inversiones en la pirámide fraudulenta de Cecilia en el Ayuntamiento de Mérida, esté plenamente asegurado.
Lo que me resulta inverosímil, es que tantos panistas y funcionarios de primer nivel en la administración municipal supieran del negociazo de Cecilia a expensas del cargo público que ostentaba, para que el Alcalde César Bojórquez no estuviese enterado absolutamente de nada.
Dos cosas ¿o de plano, como la mujer engañada, ha sido el último en enterarse lo que lo que hace demasiado inocente, o de plano, nos comprueba una total incompetencia para continuar representando los intereses de los meridanos ante la voracidad de medio mundo panista que hizo inversiones en sus narices?
Sin duda, aún falta mucho por conocer del caso.