Inicio Noticias Belleza ¡NO MÁS EXCUSAS! Organiza tu tiempo y sé más productivo.

¡NO MÁS EXCUSAS! Organiza tu tiempo y sé más productivo.

1379

Cuántos planes no han cruzado por nuestra mente, sueños que tenemos, ideas que se nos ocurren o pendientes que se nos acuerdan y pensamos en el desafortunado ¨no tengo tiempo para esto¨.

Todos hemos pasado por esa situación de crisis en la que sentimos que nos consume el tiempo y no completamos nuestras actividades o sentimos que no nos da tiempo para otra cosa que no sea nuestro trabajo,escuela o en caso de muchos jóvenes estudian y trabajan y casi casi sienten que apenas tienen tiempo para comer o dormir.

Pero temo decirte que todo eso resultado de una sola situación y esa es la falta de organización y buenos hábitos. Yo he pasado por esto y hasta cierto punto siento que no me da tiempo de muchas cosas pero después de investigar, leer, y poner en práctica ciertos hábitos, mi productividad ha aumentado y mis objetivos también, no te digo que todo me sale a la perfección porque si algo es cierto es que no podemos tener el control de todo lo que pasa en el día pero sí tenemos el control de cómo manejar esas dificultades u obstáculos que se atraviesan en nuestro camino.

Por eso quiero compartirte los puntos esenciales para una buena organización no sólo en nuestro día sino en nuestra vida. Actualmente estoy poniendo éstos en práctica y créeme que funciona, por eso me siento con la obligación de brindarte esta información y por supuesto decirte que en todo este proceso las claves para lograrlo son: constancia, disciplina, paciencia, motivación y perseverancia. Palabras que escuché de mi padre pero que siempre me preguntaba,¨y eso, ¿cómo se hace, en qué momento lo aplico?¨. Ahora entiendo perfectamente el concepto y su gran significado pues son las claves para el éxito.

Sin más que decir aquí te dejo mis tips de cómo organizar tu tiempo.

1. Observa qué momento de tu día te sientes más activo. Si tu energía al 100% es en la noche, a media tarde, recién despertando, etc, debemos conectarnos con nuestro cuerpo y aprender a escucharlo para aprovecharlo al máximo. En el caso de cuando nos falta energía, busca un momento personal, solo tuyo, aunque sea unos 10 minutos para volver a cargar pilas. Descubre qué te motiva y te reactiva; dormir 15 minutos, leer tu libro favorito, escuchar tu canción favorita, comer algo en especial por ejemplo una fruta favorita, tu almuerzo o incluso un pedazo de chocolate (aunque suma puntos en tu ingesta calórica recuerda que un 85% debe ser comida natural y el otro 15% podemos usarlo para ocasiones especiales. Claro, no te digo que lo hagas diario ni que sea una barra entera de chocolate pero sí un gusto de una mordida cada dos días no veo el por qué no usarlo para darnos energía y seguir igual o más activos el resto de nuestras actividades diarias, siempre y cuando estés activo porque así desgastas esa energía y no se almacena en grasa). Básicamente es encontrar un momento para re activarnos y así dar un mejor rendimiento en nuestras actividades.

2. Encuentra tus prioridades, cuáles son las tareas importantes y cuáles no. Define las prioridades del día y a largo plazo. Aprovecha tu momento de mayor energía para hacer tus prioridades y lo que te queda de pendientes hacerlas una vez concluidas las más importantes.

3. Fija metas concretas para ir paso a paso. Hablando de mejorar la salud un ejemplo sería: verme en forma. Y para lograrlo paso a paso fijar horarios donde realices tus actividades; salir a correr a las 8 de la mañana, hacer el súper los viernes de cada quince días a las 3 de la tarde (incluyendo una lista con los productos importantes de comida), ir al gimnasio de 6 a 8 de la noche, tomar clases de aerobics a las 8 pm, etc.

4. Busca un espacio donde apuntes tus pendientes (agenda, libreta, hojas, celular, computadora. tablet, etc). No sobrecargues tu cerebro con información, pues puede que de tanta información sientas tan saturado tu tiempo que se pueda crear la ansiedad lo que nos conlleva al terrible ¨estrés¨ Busca donde apuntar todo, ideas, pendientes (prioridades) futuros proyectos, etc.

5. Haz conciencia de cuánto tiempo te tardas en hacer algo. Si tienen actividades de menos de dos o tres minutos, realizarlo al instante. Como tip, si ves que al mandar un mensaje es posible que preguntes más de dos cosas, opta por hacer una llamada para aclarar en un corto tiempo todas tus dudas.

6. Deja a un lado el ¨no tengo tiempo¨ y crea el hábito. Aunque sea únicamente 15 minutos o 10 para hacer una actividad como el ejercicio (que ha sido la respuesta de muchas personas a las que he invitado a ejercitarse, ¨no tengo tiempo¨) y crea el hábito de hacerlo diario en algún espacio de tiempo que tengas, puede ser antes de ir a la escuela, antes o después de trabajar, etc. El tiempo que te tome, parecerá que no te será productivo hablando de un entrenamiento efectivo que normalmente es de 30-45 minutos pero estarás creando el hábito poco a poco hasta que se convierta en tu prioridad.

7. Deja de sabotear tu tiempo. Sí, muchas veces (y me incluyo) desperdiciamos tiempo valioso sin darnos cuenta lo mucho que nos perjudica y así es como nos autosaboteamos y me refiero con esto a distraernos en cosas insignificantes o casi nada importantes, o productivo para nosotros como la tv, el móvil, los videojuegos, etc. Hasta para eso hay que organizar el tiempo, es decir, planifica cuánto tiempo le dedicas a esas actividades y que sea en espacios del día que no te perjudican (si decides sacar tiempo en la noche procura que no sea mientras cenas, mientras entrenas, o te quites horas de sueño por esa actividad porque recuerda que también el descanso es importante para tener energía suficiente).

8. Al finalizar tu semana, evalúa tus tareas cumplidas y analiza si tus objetivos se cumplieron para poder organizar tus prioridades y actividades en la siguiente semana.Lo mismo al concluir el mes y el año. Revisa tus resultados; si le diste prioridad a las cosas importantes, si sentiste que no concluiste pendientes necesarios, si te faltó cierta motivación para realizar tareas que no son al 100% de tu agrado, si no terminaste ciertos pendientes por falta de tiempo, etc. Todo esto servirá no sólo para reagendar, sino para aprender a manejar nuestro tiempo y ver nuestros errores de organización.

En mi caso me gusta compartir mi estilo de vida en redes sociales y por lo mismo consume cierto tiempo de mi día, pero básicamente he creado un hábito de no perjudicar mi actividad y mi concentración con esta otra acción que realizo y llevar un orden haciéndolo dinámico, productivo y hasta cierto punto es una motivación para mantenerme con energía y más activa. Claro que me tomó cierto tiempo aprender a dominarlo porque al principio le daba mucha más prioridad a esta actividad, que más que ayudarme me saboteaba. Así que recuerda que todo se trata de crear el hábito, concentración y planificación para llevar a cabo una organización correcta; todo esto lleva cierto tiempo así que ten paciencia, así apliques dos puntos de estos en tu vida diaria créeme verás los resultados.