Inicio Análisis político Alejandro López Munguía La cúpula se prepara para robar la elección

La cúpula se prepara para robar la elección

856

 A poco de haber iniciado la campaña para la elección del nuevo Presidente del CEN del PRI, la cúpula del partido encabezada por Claudia Ruiz Massieu, actual presidenta y Enrique Peña Nieto, ex presidente de México, se prepara para robar la elección a través de una operación conocida como “elección de Estado”.

A través de la operación territorial de las estructuras de los Comités Estatales, la cúpula está haciendo proselitismo a favor del candidato Alejandro Moreno, alias “Amlito”.

A lo largo y ancho de la República, los dirigentes del sector juvenil de la Red de Jóvenes por México, del Instituto Reyes Heroles y otras estructuras, están presionando a las bases para favorecer al candidato de Peña Nieto.

Al equipo del campechano, se han sumado los integrantes del grupo de Peña Nieto.

De hecho, Pablo Ángulo, dirigente de los jóvenes, tuvo que separarse del cargo tras haber sido denunciado su activismo a favor de el ex gobernador de Campeche.

La cúpula está desesperada pues no logra hacer que la militancia se conecte con el campechano, identificado con la cúpula responsable – culpable de la derrota tricolor del pasado 1 de julio del 2018.

El ánimo de los priistas no es favorable para “Amlito” Moreno, señalado como el ungido por Peña Nieto y por López Obrador.

El tiempo juega un papel trascendental y se le está metiendo a la cúpula.

En el arranque de campaña, “Amlito” tuvo que hacer el clásico acarreo, pago de viáticos, entrega de camisetas, comida, y cuanta cosa para “armar el ambiente”. Pero ni así logró conectarse con la militancia.

La prensa nacional resalta la obreza en la que dejó sumidos a los campechanos y la crítica a su gobierno ha sido real y contundente por parte de quienes viven la realidad en esa entidad.

“Amlito” Moreno asumió el cargo en el 2015 haciendo la promesa de cumplir con no abandonar el cargo antes de su periodo de 6 años, pero a 4 años, incumplió su compromiso y faltando a su palabra abandonó el cargo.

La cúpula se presta a robar la elección a través de una “elección de Estado”, donde los gobernadores van a operar con todo el aparato oficial para intentar imponer a “Alito” Moreno. Es la voluntad de Peña Nieto y de López Obrador. A Peña le urge cerrar el caso Pemex y a AMLO tener el control del PRI para operar a su favor en las cámaras de diputados y senadores, así como tener como corderos a los gobernadores priistas.

Se espera que la militancia no lo permita. Ya es tiempo de que el PRI abandone esas prácticas.

Ivonne Ortega ha señalado valientemente que la Cúpula encabezada por Pea Nieto, está operando en contra de la democracia y con las mismas mañas que llevaron a la derrota, pretenden imponer a “Amlito” Moreno.